Público
Público

Un premio póstumo reconoce el "espíritu emprendedor" de Inaxio Uría

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Inaxio Uría, el empresario guipuzcoano asesinado por ETA en Azpeitia el pasado 3 de diciembre, ha sido recordado hoy doblemente, por su familia y amigos como cada mes, y por la Fundación Antonio Oteiza de Azkoitia, que ha reconocido con un premio su "trayectoria y espíritu emprendedor".

Sus allegados han asistido a ambos homenajes, el primero celebrado en Azkoitia, localidad guipuzcoana vecina a Azpeitia, y el segundo a la una de la tarde en el mismo lugar y a la misma hora donde cayó asesinado.

Junto a los frontones Jorge Oteiza de Azkoitia, Jaione, la hija pequeña de Uría, ha recogido la escultura y el diploma que, a título póstumo, acredita a su padre como destinatario del I Premio al Emprendedor de la Fundación Antonio Oteiza, una entidad que lleva el nombre del hermano menor del artista de Orio, fraile capuchino y también escultor.

Esta entidad, impulsada por el Ayuntamiento y de cuyo patronato forma parte "Altuna y Uría", la empresa de construcción del asesinado, quiere agradecer con este galardón el trabajo del empresario "a favor del país, creando riqueza, empleo y bienestar".

Son palabras de Asier Aranbarri, alcalde de Azkoitia, del PNV, y presidente de la Fundación, quien ha destacado que Uría "supo transmitir a las generaciones posteriores valores como el compromiso, el trabajo bien hecho o el carácter emprendedor".

"Unos valores con los que la violencia terrorista nunca logrará terminar porque somos muchos los que al igual que Inaxio creemos en el futuro de este país y queremos seguir trabajando por él", ha subrayado.

El diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, del PNV, y la presidenta de las Juntas Generales de este territorio, la socialista Rafaela Romero, han acompañado a los familiares del empresario asesinado en este acto.

También han asistido el alcalde de Azpeitia, Julián Eizmendi, del PNV, el parlamentario del PP Ramón Gómez, y ediles de Azkoitia, entre ellos la popular Pilar Elías, viuda de Ramón Baglietto, asesinado por ETA.

La Fundación, constituida para guardar el legado artístico de Antonio Oteiza, ha inaugurado después una exposición de escultura religiosa de este fraile, el cual ha hablado de la labor de Uría "en pro" de esta entidad y ha mostrado su gratitud "a los que siguen sus huellas".

Dos horas después, en el barrio de Loiola de Azpeitia, ha tenido lugar la concentración silenciosa con la que la familia del empresario mantiene viva su memoria desde su asesinato.

Primero fue todos los miércoles y desde enero el día 3 de cada mes.

Hoy, un nutrido grupo de políticos ha respaldado a la familia en este acto, que comenzó siendo un homenaje íntimo de allegados, amigos y trabajadores de "Altuna y Uría", pero al que paulatinamente se han ido sumando representantes de los partidos.

Los presidentes del PSE/EE y el PP, Jesús Eguiguren y Antonio Basagoiti, se encontraban en un segundo plano entre los asistentes a la concentración, en la han participado asimismo Rafaela Romero, Markel Olano, Asier Aranbarri y Julián Eizmendi.

Víctimas de ETA, como María del Mar Blanco, hermana del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco, y Sandra Carrasco, hija del ex edil socialista de Arrasate-Mondragón Isaías Carrasco, han arropado igualmente a la familia de Uría.

En el lugar del atentado, han quedado después centros de flores rojas, velas, escritos de recuerdo y un cartel que ha estado siempre en cada concentración y que dice "Bakea-Paz".