Público
Público

La prensa de EEUU, en crisis

Los periódicos se enfrentan a la caída en las ventas y de los ingresos por anuncios publicitarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La prensa suele dar malas noticias pero últimamente la mala noticia es la prensa. A finales de febrero, el Rocky Mountain News, que nació en Denver hace 150 años contando historias de la conquista del Oeste, cerró. Esta semana el Seattle Post-Intelligencer, uno de los diarios del grupo Hearst decidió abandonar el papel, prescindir de la mayoría de su plantilla y limitarse al formato digital.

A finales del año pasado el grupo Tribune, que publica gigantes como el Chicago Tribune, se declaró en bancarrota, lo mismo que el Inquirer y el Daily News de Philadelphia, y el Star Tribune de Minneapolis. Mientras, el San Francisco Chronicle busca comprador.

La prensa en Estados Unidos va igual de mal que en todas partes, quizás algo peor, y se enfrenta a los mismos problemas que sus colegas europeos: competencia de Internet, caída en las ventas e ingresos de publicidad, crisis del modelo. Pero al ser referencia del periodismo actual, lo que pase al otro lado del Atlántico importa. Sobre todo porque el agujero de la recesión podría cobrarse más víctimas de las esperadas en el inevitable proceso de selección natural hacia otros horizontes.

'¿Qué va a pasar con la prensa? Honestamente no lo sé', dice Mike Hoyt, director de la Columbia Journalism Review, lo más parecido a la biblia del sector, 'y el problema es que nadie lo sabe'. El panorama es desolador. Algunos diarios están al borde de la quiebra, otros han perdido las tres cuartas partes de su valor, aseguraba un reciente informe del Pew Research Center.

Algunos afirman que la prensa está pasando por un 'momento Napster', el servidor que popularizó el intercambio de música por Internet, rompió el monopolio de las discográficas y popularizó la piratería de los contenidos hasta que el Ipod consiguió canalizar parte del fenómeno y sobre todo rentabilizarlo.

Es lo que aseguraba hace unas semanas un artículo de portada de Time titulado Cómo salvar a su periódico en el que su autor, Walter Isaacson, ex director de la revista, subrayaba que por primera vez el año pasado 'más lectores sacaron sus noticias de la web que del papel'.

El problema, decía recientemente Marcus Brauchli, director general del Washington Post, 'es sacar dinero de los contenidos y en eso la prensa se parece a la industria del cine, de la música o del libro. Nos encontramos todos en este universo digital, amplio y plano en una lucha hobesiana, anárquica y caótica', en busca de la atención del internauta.

De momento los ingresos de Internet no compensan las pérdidas. El New York Times, por ejemplo, saca el 88% de sus ingresos del diario tradicional (un millón de ejemplares diarios) y sólo 12% de su página web pese a que el pasado febrero registró 21 millones de visitas, sólo en Estados Unidos.

'Sigue habiendo lectores que quieren un periodismo serio y fiable, el problema es que no hay modelo de negocio para los nuevos formatos', explica Hoyt.

En esta batalla, el New York Times ha decidido erigirse en el último bastión del periodismo tradicional. 'La tecnología ha abierto nuevas formas de distribución de las noticias y la información, lo que ha cambiado patrones y preferencias de consumo. Entendemos que estamos en medio de un proceso de cambio, que lleva varios años pero creemos que la edición en papel seguirá siendo una parte importante del producto que ofrecemos', comentaba hace unos días Scott Heekin-Canedy, gerente del diario.

Pero cuesta. El periódico neoyorquino acumuló una deuda de mil millones de dólares el año pasado. Además de su reciente préstamo, recibió otros 250 millones hace unos meses vendiendo 6,9% de sus acciones al multimillonario mexicano, Carlos Slim.

Y si no hay diarios ¿Quién contará las noticias? Ahora que el Seattle Post-Intelligencer se ha ido, sólo queda el Seattle Times, también en situación delicada. Si cae, sentará precedente. 'Hasta ahora ningún centro urbano grande se ha quedado sin diario. Es algo que no se ha dado y nadie sabe lo que podría pasar', dice Hoyt.

El proceso de mutación dejará víctimas. 'Uno de mis colegas suele usar una metáfora: la prensa es como una tribu que debe emigrar hacia un nuevo valle. Algunos se quedarán en el camino', añade Hoyt 'y la recesión, que ha provocado una dramática caída de la publicidad va a empeorar las cosas'.

UNO DE CINCO

despidos en ocho años

Uno de cada cinco periodistas con empleo en 2001 lo había perdido en 2009, según el Pew Research Center.

225 MILLONES DE CRÉDITO

Hace poco, el New York Times, la venerable 'dama gris', se vio abocado a pedir un crédito de 225 millones de dólares, hipotecando parte de su lujosísima nueva sede, para colmar sus pérdidas.

23% INGRESOS

Los ingresos de los periódicos han caído un 23% en los dos últimos años.