Público
Público

La preocupación por el terrorismo vuelve a registrar un mínimo histórico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La preocupación ciudadana por el terrorismo ha vuelto a registrar, por segundo mes consecutivo, un mínimo histórico en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), al ser mencionada por sólo el 3,3 por ciento de los ciudadanos.

La encuesta de octubre muestra además otros dos récord: señala que el 86 por ciento de los españoles ve la situación económica como "mala o muy mala" y los mismos calificativos para la situación política son citados por el 73,6 por ciento.

Mientras, el pesimismo de la ciudadanía sobre el futuro económico aumenta con respecto al anterior estudio, ya que el 35,8 por ciento creen que será peor dentro de un año, 2,9 puntos más que en septiembre.

En el caso del futuro de la situación política, un 16,7 por ciento creen que mejorará en un año, porcentaje que baja en 1,2 puntos con respecto al anterior barómetro, por lo que hay menos optimismo a un mes de las elecciones.

Según esta muestra elaborada entre el 1 y el 9 de octubre, antes de que ETA anunciase el cese definitivo de la actividad armada, el terrorismo se sitúa lejos de los diez principales problemas para la sociedad, que de nuevo encabeza el paro, citado por el 81 por ciento de los encuestados.

Los problemas económicos son la segunda preocupación, para el 51,3 por ciento de los ciudadanos, seguidos de la clase política, apuntada por el 23,6 por ciento de los españoles.

La inmigración continúa de cuarto problema, aunque baja en tres puntos la preocupación por este asunto, hasta para el 8,3 por ciento, mientras que sigue escalando la inquietud por la sanidad.

En este caso, un 7,8 por ciento de los españoles expresan su preocupación por la situación de la sanidad, 1,7 puntos más que en el anterior barómetro.

Tras ella se menciona la inseguridad ciudadana (6,4%), la educación (6,2%) y la corrupción y el fraude (5,5%), el Gobierno y los partidos (4,2%) y como décima preocupación están los problemas de índole social, apuntados por el 3,8 por ciento de los ciudadanos.

El CIS también ha preguntado en esta ocasión por la situación económica personal de los ciudadanos, y uno de cada cuatro (el 25,5 por ciento) la define como "mala" o "muy mala", aunque un porcentaje similar, el 24,7 por ciento, admite que es "buena" o "muy buena".

Sobre el futuro, sólo el 17,4 por ciento espera que su situación económica mejore en un año. Más de la mitad (el 53,2%) cree que seguirá igual y un 18,6 por ciento considera que irá a peor.

Por contra, hay un mayor optimismo sobre su situación laboral, ya que el 70,4 por ciento ve "poco" o "nada" probable perder su empleo en el próximo año, frente a un 19,8 por ciento que lo cree "bastante" o "muy" posible.

En el caso de la posibilidad de encontrar trabajo los porcentajes se aproximan más, ya que el 55,5 por ciento ve "poco" o "nada" probable conseguirlo en los próximos doce meses frente a un 37 por ciento que es optimista en este sentido.