Público
Público

Presentan un recurso "in extremis" para los 3 condenados a muerte por el atentado de Bali

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los abogados de los tres islamistas condenados a muerte por los atentados de Bali de 2002, cuya ejecución es inminente, presentaron hoy un recurso "in extremis" a primera hora de la mañana de hoy.

El equipo de abogados de Amrozi, Imam Samudra y Ali Gufron, autores del atentado que acabó con la vida de 202 personas, ampararon la apelación en cuestiones de procedimiento, al asegurar que la defensa no ha recibido "una copia del rechazo del anterior recurso por parte de la Corte Suprema".

Un portavoz de la Fiscalía aseguró que los tres condenados han agotado sin éxito todas las vías legales posibles y que no se producirán cambios en los planes de ejecución de la sentencia de muerte, dictada en octubre de 2003.

Desde que los tres terroristas fueron condenados, la defensa ha apelado sucesivamente a los tres niveles de la justicia indonesia y, luego, al Tribunal Constitucional con un recurso inverosímil que pedía la decapitación en lugar del fusilamiento de los reos, por ser el primero un sistema más acorde con la sharia o ley coránica.

Mientras los abogados de los condenados se esforzaban hoy por encontrar nuevos caminos legales para retrasar la ejecución, el pelotón de fusilamiento y dos fiscales ya han llegado a la cárcel de Nusakambangan, donde esperan los reos, que han recibido la última visita de sus familiares.

A finales de octubre, la Fiscalía General de Indonesia anunció que los terroristas serían fusilados "a principios de noviembre", pero no quiso dar más detalles sobre la fecha alegando razones de seguridad.

Los controles policiales se han reforzado en gran parte de Indonesia y, en especial, en los enclaves estratégicos, ante la amenaza de un atentado terrorista en represalia por la ejecución.

Esta misma mañana, tres artefactos explosivos de escasa potencia fueron detonados en la residencia del gobernador de la provincia indonesia de Molucas del Norte, sin causar heridos aunque si daños materiales.

La Yemaa Islamiya, brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático al que pertenecen los condenados, fue fundada en 1995 para establecer un Estado islámico independiente en la región, donde ha cometido algunos de los ataques más sangrientos de los últimos años.