Público
Público

La presidenta argentina "ruega" que se despejen las rutas en un acto masivo de poder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, hizo hoy una férrea defensa del mandato democrático que le confirieron las urnas y rogó a los productores rurales que despejen las rutas que bloquean hace 20 días, en un acto masivo que supuso una nueva demostración de poder frente a la unidad del campo.

Fernández vinculó con "un pasado que pareciera querer volver" a las entidades agropecuarias que llevan adelante la más grave huelga comercial de las últimas décadas y convocó para el próximo 25 de mayo, fiesta patria en el país, a todos los sectores a lograr un "gran acuerdo" a dos años del bicentenario de la declaración de independencia.

La emblemática Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, fue el escenario de la multitudinaria manifestación, organizada por el Frente para la Victoria, agrupación creada por el ex presidente Néstor Kirchner al margen del peronismo, sindicatos y grupos "piqueteros" oficialistas.

Entre las más de 100.000 personas que, según los organizadores, asistieron al histórico paseo, estaban representantes de una decena de grupos de derechos humanos, que tildaron de "desestabilizadores" a los productores rurales, en huelga desde el 13 de marzo pasado en rechazo al aumento de los impuestos a las exportaciones de granos.

Flanqueada por Kirchner, su esposo y antecesor, la mandataria hizo una firme defensa del mandato constitucional que obtuvo en elecciones "libres y democráticas" y dijo que "nunca en tan poco tiempo" había visto tantos "ataques y ofensas" contra un Gobierno.

"He cometido dos pecados: haber sido votada por la mayoría de los argentinos en elecciones libres y democráticas, y ser mujer, aunque me siento orgullosa de ser la primera en haber sido elegida para gobernar por el voto popular", subrayó.

En un discurso de unos 35 minutos, instó a "algunos sectores" a "practicar la cultura democrática" y señaló que "especialmente en este mes de marzo" vio el "rostro de un pasado que pareciera querer volver".

En ese sentido, recordó que las organizaciones agrarias que encabezan el paro y se "jactan de haber logrado el desabastecimiento", son "las mismas que en febrero de 1976 lideraron un 'lock out' (huelga comercial) patronal", tras lo cual se produjo el golpe de Estado que instauró una cruenta dictadura militar de siete años.

"Ahora no vienen con tanques, sino con generales multimediáticos que le han hecho un 'lock out' a la información, que han mostrado una sola cara del conflicto", sostuvo.

Fernández insistió en que "siempre hay costos que pagar" cuando el Gobierno "elige el camino del pueblo, de los derechos humanos y de una sociedad justa y equitativa", y remarcó que "como mujer" tiene el "coraje" para llevar adelante el mandato democrático que le dio el pueblo. "No lo voy a traicionar", dijo.

Pidió nuevamente al sector agropecuario que desbloquee las rutas para que "los argentinos puedan abastecerse de los productos que necesitan" y que "advierta el mal que está haciendo".

Los huelguistas continuaron hoy bloqueando las principales carreteras del país, después de que el Gobierno anunciara este lunes una serie de medidas destinadas a compensar a los pequeños y medianos productores, que las patronales agrarias consideraron insuficientes para suspender la protesta.

La prolongación del paro del campo ha generado desabastecimiento de alimentos básicos en la mayoría de las ciudades, situación de la que el Gobierno responsabilizó hoy al sector agrario.

"Hay desabastecimiento porque la gente del campo ha promovido esta medida de fuerza. Son ellos los únicos responsables", aseguró el jefe del Gabinete, Alberto Fernández.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, llamó al sector a "normalizar la situación", al considerar que sus reclamos fundamentales "han sido satisfechos", y en el mismo sentido se pronunció el titular de Economía, Martín Lousteau.

"Los cortes en las rutas tienen que ir cesando, porque con las medidas anunciadas hemos beneficiado al pequeño productor", sostuvo Lousteau antes de instar al campo a "sentarse a discutir" una salida al conflicto, ya que "no se puede jugar con la comida de la gente", apuntó.

Si bien hay cerca de 400 piquetes en las carreteras, los cortes más radicales y multitudinarios tienen lugar en Gualeguaychú y Paraná (noreste), pero también se mantienen decenas en las provincias de Córdoba, Santa Fe (centro) y Santiago del Estero (norte).