Público
Público

El presidente de la Agencia Efe, Alex Grijelmo, desmenuza el habla de los chilenos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El uso de "cachar" en vez de los verbos comprender o percatarse de algo no tiene futuro para Alex Grijelmo, presidente de la Agencia Efe, que en una entrevista que publica hoy El Mercurio desmenuza el habla de los chilenos y, pese a las críticas, celebra también sus aportes al español.

El "cachái" que se escucha a cada momento y en cada rincón de Chile, según Grijelmo, no tiene futuro entre otras razones porque la terminación "ái" no es del español y porque el término es un anglicismo proveniente de "to catch", explicó Grijelmo en la entrevista, que tuvo lugar en Madrid para el suplemento dominical "Artes y Letras" del diario decano de la prensa chilena.

En cambio, el periodista, autor de seis libros sobre lenguaje y del Manual de Estilo del diario El País, entre otros trabajos, celebra el "taco", con que en Chile se llama a los atascos de tráfico, pues aunque en España es el término para definir las palabras malsonantes, comprendió de inmediato en este país de qué le hablaban.

También le causó gracia la costumbre de llamar teatro al cine y teatro-teatro a las salas de representación escénica y que se hable de lápiz en lugar de bolígrafo.

Criticó en cambio la asimilación del verbo ocupar a usar o utilizar, "pues así no te entiende ni un argentino o un boliviano".

Subrayó además el éxito de algunos americanismos que han penetrado en el léxico de los españoles, como auspiciar, que aunque es un anglicismo, "puso nombre a algo que no lo tenía".

Su favorito, sin embargo, es "ningunear", originado aparentemente en Colombia, que desplazó el uso erróneo de ignorar sobre la base de su símil inglés, que se refiere a la actitud de despreciar algo.

Grijelmo, que se define como un ecologista del idioma, también alabó el "balconearse" que usan los argentinos para describir los saludos de sus políticos y el "chévere" de los venezolanos, palabra que a su juicio, tiene mucho futuro tras ser exportada a través de las telenovelas.

De los anglicismos, dijo aceptar aquellos que sirven para nombrar algo que no tenía nombre en español, como fútbol, pero combate a aquellos que vienen a reemplazar términos existentes en nuestra lengua, como "cúter" (cuchilla, estilete), a los que considera depredadores.

Consideró, eso sí, "perfecto" que en Chile el cúter sea conocido como "corta cartón".

También critica el uso de "email", cuando el español ofrece una variedad de alternativas, como correo electrónico, buzón, dirección y cree que podría decirse cibercorreo, ciberbuzón o ciberdirección.

Hay situaciones como la diversificación de estimar, que de significar sentir aprecio por algo, ha pasado a reemplazar a calcular, prever o creer, lo que no acepta.