Público
Público

El presidente aleja una crisis de Gobierno

Descarta no contar con apoyos para los Presupuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si alguien creía que después de diez años en la primera línea de la política y de seis como presidente del Gobierno todavía se le puede arrancar a Zapatero una declaración no querida, se topó con la refutación pública de tal presunción durante la hora y media que duró su comparecencia.

En varias ocasiones se le intentó sonsacar una pista sobre sus intenciones de repetir o no como candidato del PSOE en las próximas elecciones generales. 'No se lo voy a decir, así de claro. No hay nada nuevo y tampoco le voy a satisfacer sobre cuándo habrá algo nuevo', respondió a su interpelante.

Menos opaco fue sobre sus planes de acometer una profunda remodelación del Consejo de Ministros, que intencionadamente alejó del horizonte próximo, aunque en términos que no dejarían en entredicho su palabra cualquiera que fuera el momento elegido. El presidente negó que exista una 'remodelación pendiente', aunque abortó la que se estaba cocinando en junio y realizó dos comentarios en clave de distanciar en el tiempo tal posibilidad.

Así, realzó que Elena Salgado está desempeñando la vicepresidencia económica 'en unas circunstancias muy difíciles', ante las que dijo 'respaldo plenamente su tarea'. Reveló que ha encargado al vicepresidente tercero, Manuel Chaves, que 'entable e intensifique el diálogo con la Generalitat de Catalunya para evaluar los pasos necesarios para el desarrollo del Estatut y las iniciativas políticas que permitan el clima de mayor confianza'. Y, a la pregunta de si descarta un adelanto electoral, respondió que ha pedido a todos los ministros 'eficacia en las reformas'.

Descartó la posibilidad de no contar con apoyos suficientes en el Parlamento para aprobar los Presupuestos de 2011. Señaló que existe una 'buena disposición para el diálogo' con el PNV que tiene la llave ante el rechazo anticipado de CiU y explicó que la negociación tiene un ámbito que afecta al Gobierno y otro al PSOE.

De su partido dijo que en los momentos difíciles se comporta 'como una roca', pero no quiso hablar de sus conflictos internos, como el creado por las diferencias sobre la candidatura para la Comunidad de Madrid. 'No me parece que la Moncloa sea el sitio más adecuado para hablar de una cuestión muy, muy interna del PSOE', zanjó.