Público
Público

El presidente de CEOE quiere cambiar la manera de medir el paro

"Cuando la gente de fuera nos pregunta cómo no se ha producido un estallido social con seis millones de parados, les explicamos que dos tercios reciben subsidios y que el resto tienen empleos sumergidos", dice Rosell

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha instado este martes a reformar las estadísticas de paro, haciendo distinciones y clasificaciones similares a las de otros países porque, a su juicio, no tiene sentido que las dos formas de medir el paro en España (la Encuesta de Población Activa  que elabora el Instituto Nacional de Estadística y el desempleo registrado en los servicios públicos de empleo) arrojen una diferencia de un millón de desempleados.

Rosell ha asegurado, en los Desayunos Informativos de Europa Press, que 'él se cree más' los registros del paro de los servicios públicos de empleo (que sitúan el paro en aproximadamente cinco millones de personas) y de afiliados a la Seguridad Social que los datos que trimestralmente publica el INE a través de la EPA y que cifran el desempleo en España en los 6,2 millones de personas. 'Me fío más (de los datos del Ministerio de Empleo), no porque el INE lo haga mal, pero el propio INE reconoce que la encuesta es mejorable y que los datos no son infalibles', ha dicho Rosell, que ha explicado que aunque las cifras de la EPA y del antiguo Inem son buenas en ambos casos, las de la EPA proceden de una encuesta y las del Inem de una estadística y 'al final, una estadística es una estadística'. 'Hay que tratar de que nuestras estadísticas sean las correctas. Desde fuera nos ven con unos datos manifiestamente mejorables', ha subrayado Rosell, que ha insistido en que hay muchas maneras de mejorar las estadísticas.

El dirigente empresarial ha señalado que, a diferencia de otros países, en España las prejubilaciones se contabilizan en las estadísticas del paro y que, si se excluyeran, habría 300.000 personas menos en los registros. Asimismo, ha indicado que en algunos países, entre los que ha citado Estados Unidos y Francia, tienen distintas clasificaciones y definiciones de paro y ha instado a hacer algo parecido en España, 'sin engañar a nadie, distinguiendo entre los que están formados, los que están prejubilados...', ha subrayado. De hecho, ha precisado que en el caso francés hay hasta cinco clases de paro, según se excluya a un colectivo o a otro, y que en España se podría hacer algo parecido, estableciendo, por ejemplo, tres tipos de paro.

'Cuando viene gente de fuera nos pregunta cómo no se ha producido un estallido social en España con seis millones de parados y nosotros les tenemos que explicar que dos tercios reciben subsidios y que el resto creemos que tienen empleos sumergidos', ha dicho el dirigente empresarial. En este sentido, el líder de la CEOE ha afirmado que España tiene que hacer todos los esfuerzos posibles para 'formalizar' su economía y aflorar empleo sumergido. En este sentido, ha apuntado que mientras que el INE contabiliza 750.000 empleadas de hogar, la Seguridad Social sitúa la cifra en 300.000. 'Tenemos que buscar fórmulas imaginativas porque hay muchas posibilidades de mejora. Y todos nos hemos de concienciar en que debemos ir a un país mucho más formal, y eso también traería ingresos a la economía', ha enfatizado.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha afirmado este martes que cree que en Catalunya volverá a reinar 'la calma' con 'un poquito de buena fe y buena intención' y haciendo balance de lo que se perdería con la independencia frente a lo que 'hipotéticamente' se ganaría. Rosell, que no ha mencionado en ningún momento la palabra independencia, ha señalado que el problema catalán 'le preocupa como empresario y ciudadano' y ha asegurado que este tema 'tiene que acabar bien'.

El dirigente de la CEOE ha explicado que la opinión que tienen los empresarios sobre el 'tema político' en Catalunya es dispar, porque no todos votan al mismo partido político. 'Nosotros hacemos encuestas internas en nuestras juntas para ver a quién votamos los empresarios, y votamos a todos', ha dicho Rosell, que ha indicado que los empresarios tienen opiniones diferentes sobre el tema porque las empresas también son variopintas. Así, ha subrayado que hay empresas en Catalunya que operan sólo a nivel local, las hay que venden en Cataluña y al resto de España, también las que exportan fuera del país, que son muy pocas, y las multinacionales. 'Hay tantas derivadas... Eso es lo que intentamos explicar los empresarios y lo que intenta explicar el presidente de Fomento del Trabajo y yo mismo cuando nos preguntan sobre el tema', ha señalado.

Según Rosell, la Generalitat 'hace lo que puede en cada momento' y las lecturas son 'tremendamente complicadas'. 'Lo tienen tremendamente complicado, pero si tenemos un poquito de buena fe y buena intención y si ponemos en balance lo que podemos perder frente a lo que podemos ganar, que es hipotético, yo creo que al final volverá la calma', ha afirmado el dirigente empresarial.