Público
Público

El presidente chino inicia una visita de dos días a Cuba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de China, Hu Jintao, llegó el lunes a Cuba para una visita de dos días, cuyo objetivo es promover los lazos económicos con la isla, que lucha por recuperarse del paso de tres huracanes y los efectos de la crisis financiera global.

Poco después de la llegada del mandatario asiático, la televisión cubana informó de que ambos países ya habían firmado acuerdos para que China continúe comprando níquel y azúcar a Cuba, y para que el gigante asiático proporcione productos agrícolas a la isla.

Hu, quien hace su segunda visita a Cuba, tiene previsto firmar acuerdos sobre economía, comercio, educación y otras materias en un viaje que en La Habana han calificado como una señal de las estrechas relaciones entre ambos países de gobierno comunista.

El mandatario chino fue recibido en el aeropuerto de la Habana por el vicepresidente primero, José Ramón Machado Ventura, un baile de dragón interpretado por jóvenes cubanos, y unos 50 miembros de la comunidad local china que ondearon banderas de ambas naciones.

"Mi visita está orientada a incrementar la amistad y cooperación entre nuestras dos naciones, y para trabajar juntos con nuestros camaradas cubanos para construir un futuro prometedor", dijo Hu en una declaración.

Hu ofreció "sinceros votos por que el pueblo cubano consiga continuos nuevos avances en la construcción del socialismo".

China es ahora el mayor socio comercial de la isla después de Venezuela, con 2.300 millones de dólares registrados en 2007, y quiere incrementar esa cifra.

El gigante asiático actualmente compra a Cuba cerca de 400.000 toneladas de azúcar al año y se estima que adquiere cerca de la mitad de la producción anual de níquel de la isla, de 75.000 toneladas anuales.

Hu llega a la isla tras los embates recientes de los huracanes Ike, Gustav y Paloma, que han devastado la economía del país caribeño causando pérdidas por alrededor de 10.000 millones de dólares, según cálculos del Gobierno.

Los prestamos chinos han ayudado a Cuba a superar las dificultades económicas después de que la Unión Soviética, su principal benefactor, se hundiera en 1991, y el vencimiento de esos préstamos está cada vez más próximo.

Diplomáticos occidentales han dicho que es posible que la reestructuración de esas deudas y la posibilidad de futuros créditos estén en la agenda cuando Hu se reúna con las autoridades cubanas, incluido el presidente Raúl Castro.

Hu tiene previsto visitar el martes una escuela cerca de La Habana, donde cientos de futuros diplomáticos chinos, traductores y funcionarios estudian español.

Está previsto que por la tarde asista a una ceremonia donde se firmarán acuerdos entre ambos países, y el miércoles viajará hacia Perú para una cumbre de Cooperación Económica del Asia Pacífico.

No se sabía si Hu se reunirá con el ex líder cubano Fidel Castro, quien estaba en el poder cuando Hu visitó la isla en 2004 y a quien no se ha visto en público desde julio de 2006.

Su hermano Raúl Castro lo reemplazó en febrero como presidente, pero Fidel suele reunirse con los jefes de Estado que visitan la isla.

Aun cuando ambos países son gobernados por comunistas, sus políticas son muy diferentes. El país asiático adoptó la economía de mercado hace tiempo, mientras que Cuba tiene un sistema al viejo estilo soviético donde más del 90 por ciento de la economía está controlada por el Estado.