Público
Público

El presidente del Banco Popular se preocupa por la corrupción después de anunciar pérdidas históricas

Ángel Ron cifra en 2.461 millones de euros la pérdias de la entidad que dirige, las mayores de toda su historia. Pide que "se cierren cuanto antes" los escándalos porque la estabilidad política es fundamental para

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los casos de corrupción parecen no gustar mucho a la banca, sumida en horas bajas en un contexto de recesión económica que les hace anunciar, sino pérdidas millonarias, unos descensos en los beneficios contundentes.

S i el jueves fue el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, el que se apresuró a decir está preocupado por los escándalos como los que El País y El Mundo están destapando en el seno del PP, este viernes era su homólogo en el Banco Popular, Ángel Ron, quien aprovechaba la presentación de resultados de la entidad que dirige, la cual ha registrado pérdidas históticas, para pedir que los escándalos políticos se cierren cuanto antes.

Según Ron, lo fundamental para el país es el crecimiento económico, para lo que España necesita 'certezas' al encontrarse en una situación 'decisiva y vital'. 'La estabilidad política es fundamental para la recuperación económica del país', ha asegurado en rueda de prensa.

Al igual que su colega Botín, que el jueves declaró que esperaba que se 'sustancien poco a poco' en los juzgados estos casos de corrupción que campan por todo el Estado, sobre todo por la vertiente Mediterránea; Ángel Ron tampoco tiene prisa por que los presuntos delincuentes se pongan ante un tribunal.

Según dice, hay que esperar a tener toda la información, ya que de momento solo se tienen los datos 'de una parte'.Pero no habrá lugar para la preocupación, pues según el presidente del Santander, España 'tiene un sistema judicial de primera categoría', a lo que el presidente del Popular añade una diferencia sustancial de nuestro país con respecto a otros: un Gobierno con 'una mayoría fuerte'.

Banco Popular anunció el viernes los peores resultados de su historia con una pérdida de 2.461 millones de euros en 2012 como consecuencia de las elevadas provisiones que ha tenido que realizar para sanear los activos tóxicos de su balance.

Las previsiones de los analistas eran de unas pérdidas de 2.384 millones de euros, mientras que el propio banco -que en 2011 ganó 480 millones- había situado hace varios meses el saldo negativo previsto en 2.300 millones.

Popular dijo que en el ejercicio realizó provisiones por 9.600 millones.

El banco -señalado en la auditoría a la banca española de Oliver Wyman como uno de los bancos necesitados de capital para limpiar sus balances- aumentó el margen de intereses un 30,3% a 2.718 millones en 2012, frente a los 2.739 millones esperados por los analistas.

El margen de explotación antes de provisiones alcanzó en el ejercicio los 2.016 millones, un 23,9% más, frente a los 2.098 millones esperados por los analistas.

La tasa de morosidad de clientes del banco -uno de los de mayor exposición al estallido de la burbuja inmobiliaria- escaló al 8,98% al 31 de diciembre frente al 7,81% de tres meses antes.

Para 2013, el grupo prevé que la tasa de morosidad siga subiendo, debido principalmente al proceso de consolidación fiscal y el desapalancamiento de la economía en España, donde la profunda crisis económica ha elevado la tasa de paro hasta el 26 por ciento.

'La mora seguirá creciendo este año, no sería realista pensar que la mora no va a seguir creciendo', dijo el presidente del grupo, Ángel Ron, en rueda de prensa.

'Todavía faltarán algunos trimestres para que veamos el pico de la mora', añadió.

Tras el resultado de las pruebas de estrés de Oliver Wyman, Popular lanzó un plan de fuertes saneamientos para 2012 (hasta 9.300 millones), suspendió el pago de dividendos y lanzó una ampliación de capital de 2.500 millones con la que ha evitado la inyección de dinero público en el marco del rescate europeo a la banca española.

De cara al actual ejercicio, el grupo dijo que el año seguirá siendo 'complicado', con una mejora gradual de la tendencia a lo largo del ejercicio, tanto en España como en el conjunto de la eurozona.

En este contexto, el grupo prevé que los ingresos sean en 2013 'potencialmente más moderados de lo esperado', aunque espera compensar este efecto con diversas medidas como la reducción del coste de los depósitos, la aceleración de plusvalías y la contención de costes.

El plan de negocio que presentó el grupo en octubre prevé un margen de intereses de 2.900 millones. Ron señaló sin precisar detalles que Popular prevé cumplir con su plan de negocio, donde se prevé un beneficio de 500 millones en 2013.

Respecto al efecto que podrían tener en la evolución de la economía española en 2013 los recientes escándalos de corrupción que han saltado a los medios, Ron dijo que era 'extremadamente conveniente' que hubiera estabilidad política en el país.