Público
Público

El presidente del fondo europeo de rescate intenta ofrecer garantías a China

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del fondo de rescate europeo, el alemán Klaus Regling, reiteró hoy en China que sus bonos tienen unas garantías y que podrían ser emitidos en cualquier divisa, durante su segundo y último día de visita en el país asiático.

El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) asumirá una pérdida "que podría ser en torno a un 20 por ciento si algo va mal", señaló hoy Regling durante una conferencia en la Universidad de Tsinghua en Pekín, donde estudiaron los actuales líderes chinos.

Mientras que los inversores "tendrán que asumir cualquier coste adicional" en caso de que los bonos europeos afronten pérdidas.

El alemán explicó en su conferencia la creación de una nueva herramienta, el Vehículo de Inversión con Propósito Especial (VIPE), que podría reforzar los FEEF, y se convertiría así en una nueva garantía para los inversores.

Regling matizó que los VIPE se encuentran en una fase de diseño.

El responsable del fondo europeo no descartó además la posibilidad de que los FEEF se emitan en cualquier divisa, en un claro guiño a que China financie en parte la ampliación que registró el fondo el miércoles, desde 400.000 millones de euros hasta un billón, con el fin de afrontar la crisis deficitaria europea.

Se trata de un nuevo intento del alemán por recabar el apoyo de la mayor reserva de divisas del mundo, con 2,3 billones de euros (3,2 billones de dólares) y cuyos gestores chinos pidieron ayer más garantías antes de ampliar su compra de bonos europeos.

"La inversión china necesita más discusiones y llevará su tiempo. Pero esperamos que sea rápida", señaló ayer Zhu Guangyao, viceministro de Finanzas chino, tras dejar claro que Pekín no anunciará nuevas inversiones para el rescate de Europa durante la próxima cumbre del G20 en Cannes (3 y 4 de noviembre).

Regling destacó también que no esperaba una respuesta inmediata de China, país al que calificó como un "buen y leal" comprador de los FEEF, que se crearon en 2010 con la intención de rescatar a las economías más endeudadas de la Eurozona.

Regling se reunió en Pekín con altos cargos del Ministerio de Finanzas y del banco central en un encuentro que calificó hoy de "productivo" y "amistoso".

El presidente del FEEF reiteró hoy en su discurso que el objetivo de su visita a China y a otros países es "escuchar a los inversores potenciales" y "tomar nota de sus opiniones" para atraer su inversión a los bonos de rescate europeos.

Al igual que durante su encuentro de ayer con la prensa, Regling declinó facilitar más datos, al alegar que eran "confidenciales".

Según datos del FEEF, los países asiáticos han comprado un 40 por ciento del fondo especial de rescate europeo, y en los últimos meses China ha comprado deuda de países europeos como Grecia, Portugal, España o Hungría.

El alemán aseguró ayer que sus interlocutores chinos no habían pedido concesiones para aumentar su inversión en Europa, aunque en las últimas semanas el primer ministro chino, Wen Jiabao, dejó claro que la continuidad del apoyo de Pekín a Bruselas pasa por que la UE reconozca al país asiático como "economía de mercado".

Ese reconocimiento reduciría los conflictos comerciales contra Pekín por competencia desleal.