Público
Público

El presidente del SPD partidario de sanciones contra Liechtenstein por el fraude fiscal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del gubernamental Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Kurt Beck, se ha mostrado partidario de dictar sanciones contra Liechtenstein en el caso de que el pequeño principado alpino continúe facilitando a ciudadanos extranjeros defraudar impuestos en sus países de origen.

"Si no hay otro remedio, habrá que hablar de sanciones" a nivel de la Unión Europea, señala Beck en un adelanto de unas declaraciones que publicará mañana el semanario Stern, y en las que se refiere al escándalo surgido en Alemania, en el que se encuentran envueltos hasta un millar de ciudadanos adinerados que son investigados por defraudar cientos de millones de euros al fisco.

En el caso de que Liechtenstein "no ayude a aclarar comportamientos criminales o incluso los apoye" se deberían "prohibir" las transferencias financieras al pequeño principado, afirma Beck, jefe del Gobierno de Renania-Palatinado.

Mientras tanto, el ministerio germano de Finanzas, Peer Steinbrück, ha confirmado informaciones de la prensa alemana sobre su intención de estudiar medidas para dificultar el flujo de capitales hacia Liechtenstein.

El presidente del SPD, partido que forma parte de la gran coalición gubernamental alemana, añade que la creación de complicados sistemas de inversión en el principado con el fin de facilitar el fraude fiscal raya con "la formación de asociaciones criminales".

"Para mi raya con el crimen organizado", asegura Beck, quien defiende la compra por parte de los servicios secretos alemanes BND de la documentación que ha permitido destapar el escándalo de fraude fiscal.

El líder del SPD asegura que "para secar esa ciénaga se puede hacer uso de medidas no ortodoxas", ya que el Estado ha hecho durante demasiado tiempo ofertas a los defraudadores de impuestos para corregir su comportamiento delictivo.

Asimismo se muestra contrario a suspender procesos abiertos a cambio del pago de dinero y exige la "creación de normas para que esas gentes sean juzgadas ante tribunales en juicios de carácter público".

Por otro lado, el rotativo económico alemán Handelsblatt revela hoy que el principado de Liechtenstein ha acudido ya a varios despachos de abogados y profesores de Derecho en Alemania que representen sus intereses frente al Gobierno de Berlín.

Un portavoz del despacho Freshfields-Bruckhaus-Deringer de Munich, uno de los mas prestigiosos de Alemania, afirma en el diario que ha rechazado una petición de las autoridades de Vaduz por "entrar en colisión" con los intereses de otros clientes.