Público
Público

El presidente dice en la calle a los trabajadores que es "difícil salir adelante"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de aerolínea chárter Futura, Román Pané, cuya empresa ha presentado hoy un concurso de acreedores, ha reconocido esta noche en una improvisada asamblea informativa en la calle, frente a la sede de la compañía en Palma: "Es difícil salir adelante, pero esperaremos".

Pané ha informado a los empleados de la compañía de que, en estos momentos, existen dos ofertas de compra sobre Futura, que dispone de la preceptiva licencia de vuelo para poder operar sus aviones.

El dirigente empresarial ha recordado que la empresa debe presentar el viernes a Aviación Civil un plan de viabilidad, al tiempo que no ha negado a los trabajadores la posibilidad de que la empresa americana "Gecas", propietaria de 14 de los 34 aviones con los que opera Futura, se los lleve a Estados Unidos, lo que supondría su cierre definitivo.

Los empleados de Futura han celebrado esta tarde una asamblea en la sede de CCOO de la capital balear y, ante la falta de información por parte de la dirección sobre la situación de la aerolínea, han decido encerrarse esta noche en la sede de la compañía.

Sin embargo, han descartado hacerlo porque el presidente de Futura ha salido a la calle a dar explicaciones, lo que sus empleados han alabado e incluso aplaudido, aunque también ha sido abucheado en algún momento ante el crítico panorama que les ha expuesto.

Según ha explicado Pané, hoy podría operar un avión carguero de Futura, pero no es seguro, y mañana podría operar otro aparato.

La sesión informativa ha tenido lugar en plena calle de la Vía Asima del polígono de Son Castelló de Palma, donde los empleados preguntaban al presidente con gestos de mucha preocupación y temor por su incierto futuro profesional.

De hecho, inquirido Pané acerca de si los empleados cobrarán a fin de mes, les ha respondido afirmativamente: "No todo lo que tendríamos que cobrar".

Los trabajadores se han quejado de la falta de información respecto de la situación de la empresa y han respondido un sonoro "no" cuando Pané les ha asegurado que la causa de la situación de la compañía se debe a la subida del combustible.

"Mientras tengamos licencia de explotación, estamos vivos", les ha animado Pané a los trabajadores, algunos de los cuales manifestaban abiertamente entre ellos su ansiedad porque desconocen si volverán a trabajar en Futura.

Al igual que ya ha informado esta mañana a los periodistas, Pané ha manifestado a los trabajadores que la compañía reducirá a la mitad tanto su plantilla -de 1.211 a 600- como sus aviones, si bien los empleados congregados han dudado incluso del futuro de la aerolínea y han preguntado si hay fondos para el pago de indemnizaciones.

Otra de las dudas es si la compañía, en una situación crítica como la actual, podrá confeccionar en dos o tres día un plan de viabilidad.