Público
Público

El presidente interino rechaza las condenas

Micheletti quiere agotar el mandato hasta enero de 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente interino de Honduras, Roberto Micheletti, rechazó este jueves las críticas que han regado desde todos los rincones del mundo y se reafirmó en la decisión de echar a Manuel Zelaya. Micheletti dijo que gobernará “pese al rechazo internacional” y agregó que estará en ese cargo hasta el 27 de enero de 2010, cuando concluye el mandato.

“Aquí en este país no ha habido un golpe de Estado, es una sucesión constitucional por las intenciones del ex presidente Manuel Zelaya, de llevar al país a situaciones críticas con una enorme irresponsabilidad”, señaló desde Tegucigalpa el nuevo mandatario a Caracol Radio de Colombia.

Micheletti se empeña en lanzar una campaña para intentar obtener el reconocimiento internacional de su mandato, para el que fue elegido el domingo por el Parlamento tras el golpe de Estado.

“No se ha roto el orden constitucional, hemos hecho lo que manda la ley”, insistió. El Parlamento eligió a Micheletti en aplicación de una disposición constitucional que establece que en ausencia absoluta del presidente y el vicepresidente –quien renunció en 2008– corresponde al jefe del Parlamento ejercer la Presidencia del país. Micheletti empezó ayer a formar un nuevo gobierno y tomó juramento a cinco ministros

El presidente interino anvanzó que varios expertos hondureños en derecho internacional están trabajando en “documentos” que su Gobierno presentará a representantes de países cooperantes y organismos internacionales para explicarles el porqué de las acciones contra Zelaya.

Además, anunció que pedirá “a todos los embajadores, a todos los cónsules, a todos los amigos hondureños en el exterior, que inicien una campaña a favor de Honduras porque esto se hizo con la intención de mejorar nuestra situación tanto nacional como internacional”.

En 2008 Micheletti, de 61 años, se presentó a las primarias del Partido Liberal para ser candidato en las elecciones presidenciales de noviembre de este año. Pero perdió la nominación frente a Elvin Santos, ex vicepresidente de Zelaya. También tiene experiencia personal de golpes de Estado. Pertenecía al equipo personal del presidente liberal Ramón Villeda Morales, que fue derrocado por los militares en 1963.

El mandatario interino es el miembro más antiguo del Parlamento hondureño. Entró después de la Asamblea Constituyente en 1980. También es uno de los líderes más veteranos del Partido Liberal de varias empresas de transporte urbano e interurbano.