Público
Público

El presidente de la Junta Militar mauritana justifica el golpe de Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Junta Militar mauritana, el general Mohamed Uld Abdelaziz, justificó hoy en una entrevista con EFE la toma del poder, ya que se produjo para acabar con la "decadencia del Estado" ocasionada por el mandato "personal" del presidente depuesto, Sidi Mohamed Uld Cheij Abdalahi.

Uld Abdelaziz, dirigente del autoproclamado Alto Consejo del Estado tras el levantamiento del pasado 6 de agosto, subrayó que el golpe militar fue como consecuencia de "la decadencia del Estado y algunas peligrosas desviaciones, principalmente la instauración de la autoridad personal" del ex presidente.

"El bloqueo total de las instituciones democráticas, la corrupción y la crisis económica aguda" fueron otras de las razones que llevaron a la asonada, que se produjo tras la a su juicio "destitución irregular de los principales comandantes de las fuerzas armadas y de la seguridad".

El decreto por el que Abdalahi cesó a los jefes del Estado Mayor del Ejército, de la Guardia Presidencial y de la Gendarmería y de la Guardia Nacional fue "insólito y no respondió a ningún tipo de procedimiento", subrayó Uld Abdelaziz.

Explicó además que su llegada al poder no se asemejó a un golpe de Estado, "en el sentido de que tuvo lugar con serenidad, sin violencia y sin la más mínima restricción de las libertades fundamentales de los ciudadanos".

"Como se habrá podido comprobar, las instituciones democráticas, incluido el Parlamento y los partidos políticos, siguen existiendo y funcionando con normalidad, la prensa independiente no ha desaparecido y las organizaciones de la sociedad civil se dedican tranquilamente a sus actividades", constató el general.

Por ello, pese a las condenas recibidas por parte de la comunidad internacional, que exige la vuelta al orden constitucional, Uld Abdelaziz expresó su confianza en que se reconozca en los próximos días la autoridad de su régimen, "de cara a una mejor aproximación a la nueva realidad" mauritana.

"Más de dos tercios de los diputados y senadores se adhieren al movimiento", explicó el general, argumentando que ese respaldo nacional debería contribuir a que los gobiernos extranjeros, a los cuales lanzó un mensaje tranquilizador, "revisaran su postura".

"Mauritania, bajo la autoridad del Alto Consejo de Estado, respetará todos sus compromisos internacionales y caminará con resolución hacia el anclaje de la democracia pluralista mermada por las prácticas desviacionistas del presidente destituido", declaró a EFE, Uld Abdelaziz.

Sin precisar la duración de este periodo de transición y la fecha de las elecciones "libres y transparentes" prometidas a sus ciudadanos, el general se limitó a confirmar que ya se han iniciado "largas consultas" con los actores políticos y la sociedad civil.

"Contamos con entablar con firmeza una lucha feroz contra el terrorismo, el tráfico de drogas, la corrupción, la inmigración clandestina y el crimen organizado", avanzó de momento el presidente del Alto Consejo de Estado.