Público
Público

El Presidente de Madagascar permanece aislado pero desafiante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Guardias presidenciales y cientos de partidarios protegieron el martes al líder de Madagascar, Marc Ravalomanana, que se comprometió a luchar hasta la muerte si los soldados favorables a la oposición intentan expulsarle del poder.

Más de 135 personas han muerto en las semanas de protestas de la oposición y de agitación que se han registrado en la isla, minando el turismo y debilitado el control del poder de Ravalomanana. Los inversores extranjeros en los sectores de exploración minera y petrolera han expresado su preocupación.

"Estoy preocupado de que estemos yendo a una guerra civil. Cada bando está llamando a sus partidarios", dijo Victor Razafindratsima, que se reunió con otros residentes ansiosos cerca de un puesto de periódicos en la capital, Antananarivo .

El lunes, el Ejército tradicionalmente neutral de Madagascar ofreció su apoyo al líder opositor Andry Rajoelina y tomó el palacio presidencial, situado en el corazón de Antananarivo. El Ejército también asumió el control del Banco Central.

Tanques y decenas de soldados custodiaban el martes ambos edificios. Aunque preparándose para posibles actos de violencia, los ciudadanos trataban de continuar con sus vidas. Las escuelas permanecían abiertas y algunas personas abrían sus tiendas e iban a trabajar como en un día normal.

Rajoelina, un ex pinchadiscos de 34 años que fue destituido el mes pasado como alcalde de Antananarivo, ha pedido la dimisión de Ravalomanana desde principios de 2009 y ahora quiere que sea arrestado. Afirma que el presidente es un dictador que dirige Madagascar como una empresa privada.

Ravalomanana, de 59 años, está refugiado en otro palacio presidencial a las afueras de la capital, con sus partidarios formando una barrera humana en las vías que conducen al recinto.

El presidente ofreció el lunes la celebración de un referéndum para que sea el pueblo quien decida sobre su permanencia en el cargo, pero dijo que no dejará el cargo por medios no democráticos.

"Esto se está convirtiendo en un golpe militar", afirmó el portavoz presidencial Andry Ralijaona.

"La guardia presidencial le dijo que debería desplazarse a otro lugar, y él respondió, 'Moriré con vosotros si tengo que hacerlo'. Ésa es su posición", añadió Ralijaona.