Público
Público

El presidente de Naftogaz se reunirá con Gazrpom para evitar una nueva "guerra del gas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la compañía ucraniana Naftogaz Ukraini, Oleg Dubina, llegará hoy a Moscú por encargo de la primera ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko, para mantener conversaciones con el consorcio ruso Gazprom y tratar de evitar una nueva "guerra del gas".

"Las partes discutirán las condiciones técnicas para el suministro de gas a Ucrania y para su tránsito hacia los países de Europa", señaló el portavoz de Naftogaz, Valentín Zemlianski, quien añadió que las conversaciones tendrán lugar probablemente el lunes.

Dubina estará acompañado por dos vicepresidentes de la compañía, Igor Didenko y Vladímir Trikolich, agregó el portavoz, citado por las agencias rusas.

La víspera, el presidente ucraniano, Víctor Yúschenko, urgió a Timoshenko, a firmar todos los documentos necesarios entre Naftogaz Ukraini y Rusia para garantizar el suministro de gas y realizar los pagos correspondientes, y le exigió supervisar personalmente las gestiones.

Previamente, el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, había enviado un telegrama al presidente ucraniano en el que le pedía su cooperación para solucionar los problemas con Rusia en materia gasística.

En el escrito, Miller acusa a Naftogaz Ukraini de desviar ilegalmente carburante de los gasoductos y de retrasarse en los pagos.

El presidente del consorcio ruso expuso las circunstancias de los problemas actuales y confirmó la exigencia oficial de que Natfogaz Ukraini salde su deuda antes del mediodía del lunes, 11 de febrero.

En caso contrario, advirtió, Gazrpom dejará de suministrar gas a los consumidores ucranianos.

Ucrania inició el viernes consultas con Gazprom, que reclama el pago de 1.500 millones de dólares, para evitar una "guerra del gas".

Por su parte, Naftogaz Ukraini emitió una declaración en la que negó no sólo la existencia de la deuda que reclama el gigante ruso del gas, sino también que Ucrania se esté quedando con el carburante que pasa por su territorios con destino a Europa.

Timoshenko declaró que las amenazas de Gazprom son una confirmación más de la necesidad de prescindir de RosUkrEnergo, pues "estos intermediarios, por regla general, arruinan los cálculos y los suministros".

Por su parte, el jefe del Estado achacó la nueva crisis con Gazprom a las declaraciones de Timoshenko sobre la necesidad de eliminar a la empresa intermediaria de los contratos de suministros de gas.

Rusia ya había amenazado con reducir el suministro de gas a Ucrania por deudas en octubre pasado, tras el retorno al poder en ese país de una coalición pro occidental, aunque en aquella ocasión Kiev y Moscú resolvieron el problema.