Público
Público

El presidente de Seat renuncia al cargo aquejado de estrés

VW desvincula la marcha del alemán de la adjudicación del Audi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Volkswagen anunció ayer el nombramiento del presidente de Mazda Europa, James Muir, como nuevo primer ejecutivo de Seat, en sustitución de Eric Schmitt. La noticia sorprendió ayer en la filial española del grupo alemán, que se debate para intentar ganar la adjudicación del nuevo todoterreno urbano de Audi, el Q3, con el fin de garantizar todos los puestos de trabajo.

El grupo alemán comunicó que Eric Schmitt abandonará la presidencia de Seat en septiembre, cuando cumplirá tres años en el cargo. Volkswagen, propietaria de la firma española, atribuyó a "cuestiones personales" la marcha de Schmitt, que "asumirá nuevas funciones en el grupo".El anuncio cogió por sorpresa a los trabajadores, si bien los representantes sindicales explicaron que era conocido que los médicos habían aconsejado a Schmitt, de 62 años, alejarse del trabajo por los efectos del estrés en su salud.

Los representantes de UGT y CCOO, Matías Carnero y Manuel Gálvez, elogiaron su labor, al haber logrado para Seat nuevas inversiones y modelos como el Exeo. Volkswagen destacó sus "notables avances en producción y fabricación" en Seat. No obstante, Carnero criticó "la falta de proyecto y de continuidad", ya que "en los últimos diez años han pasado seis presidentes y en sólo cuatro, hasta cinco vicepresidentes comerciales".

Volkswagen desvinculó el relevo de Schmitt de la actual negociación sobre dónde fabricará el Audi Q3. El grupo atribuye su indecisión sobre la adjudicación a Seat al desacuerdo entre los sindicatos en la aceptación de la condición que les impone: congelar salarios para recortar costes.

UGT y CCOO se reunieron ayer para limar asperezas. El primero, que acepta un año de congelación de salarios, convocará el martes un referéndum que quiere que sea vinculante para que finalmente sea la plantilla la que decida si su propuesta es adecuada o no, explicó ayer Carnero. El representante de CCOO, reacio a recortes salariales y que propone otras vías para bajar costes, dijo que aceptará el resultado.