Público
Público

El presidente timorense continúa estable pero requiere más operaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estado de salud del presidente timorense, José Ramos Horta, herido de gravedad en el atentado sufrido ayer cerca de su residencia, es estable, aunque requiere dos o tres intervenciones más, dijo el director del Hospital Royal de Darwin, Len Notaris.

"Tendremos que regresar al quirófano, probablemente en las próximas 24 o 36 horas para hacer algún tipo de cirugía, pero en estos momentos su estado es bastante estable", señaló el doctor Notaras en declaraciones al canal de televisión ABC.

Ramos Horta tiene afectado el pulmón derecho, aunque podría respirar sin ayuda de un ventilador, sigue conectado a este y se encuentra en un coma inducido, precisó el director del centro hospitalario.

"Su estado es bastante bueno desde la perspectiva de que si necesita respirar por si mismo, es capaz de hacerlo", explicó.

Notaris añadió que los cambios en estado de salud del presidente podrán notarse el próximo jueves.

"Seguirá en estado de coma inducido al menos hasta el jueves, y en la unidad de cuidados intensivos hasta el domingo o el sábado de la semana próxima", declaró.

El equipo médico que atiende a Ramos Hora cree que necesitará un injerto de piel, y que permanecerá en cuidados intensivos al menos hasta el próximo sábado, aunque sólo en el caso de que no sufra infecciones, una posibilidad que no descarta, explicó el director del centro hospitalario.

Notaris aseguró que todavía no está claro si el mandatario, que perdió mucha sangre y necesitó varias transfusiones, recibió dos o tres impactos de bala, cuyos fragmentos fueron extraídos y examinados para la investigación forense.

El director del Royal Darwin indicó también que los primeros auxilios dispensados por los médicos australianos de la base militar de Dili salvaron la vida a Ramos Horta, y precisó que el estado del paciente sería ahora mucho más grave si no hubiera sido operado el lunes de urgencia.

Ramos Horta se encuentra en estado estable después de las dos intervenciones quirúrgicas a las que fue sometido el lunes, la primera en Timor Oriental y la segunda en Darwin.

El presidente timorense y el primer ministro, Xanana Gusmao, fueron objetivo de sendos ataques, calificados por Gusmao, quien salió ileso, de un intento golpe de Estado por parte del militar renegado Alfredo Reinado, muerto en el atentado contra Ramos Horta.

Por otro lado, a primeras horas de la mañana llegaron a Dili, los primeros soldados de refuerzo del total de 200 efectivos que Australia ha decido enviar para prestar apoyo a las tareas de seguridad que lleva a cabo la fuerza internacional auspiciada por Naciones Unidas, indicaron fuentes del organismo multilateral.

También, frente a costa timorense fondeó un buque militar australiano con la misión de prestar apoyo logístico a las tropas desplegadas en la antigua colonia portuguesa.

El Gobierno de Timor Oriental declaró anoche el estado de excepción durante 48 horas en el país, después de los ataques contra el presidente Ramos Horta y el primer ministro Xanana Gusmao.

El jefe de Estado en funciones y vicepresidente del Parlamento, Vicente Guterres, aprobó la medida, que contempla el toque de queda a partir de las 20.00 hora local (11.00 GMT).