Público
Público

El presidente de Túnez logra el quinto mandato consecutivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Túnez, Zine al Abidine Ben Ali, ha sido reelegido para un quinto mandato con un 89,62 por ciento de los votos en las elecciones celebradas el domingo, informaron el lunes las autoridades.

Algunas organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos dijeron que los comicios se vieron afectados por el acoso a opositores y periodistas, pero en los gobiernos occidentales pesará el estatus del país como aliado en la lucha contra el integrismo islámico.

"Estamos preocupados por las recientes elecciones", dijo el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Ian Kelly, pero agregó que el Gobierno estadounidense sigue comprometido a trabajar con Ben Ali "para avanzar en la asociación entre Túnez y Estados Unidos".

Ben Ali, que tiene 73 años y lleva 22 en el poder, ha rechazado las acusaciones de que la votación fue injusta y advirtió que cualquiera que propague mentiras que dañen la imagen del país será perseguido judicialmente.

"Es una cuestión de orgullo que los resultados han confirmado el apoyo de los pueblos para el presidente Ben Ali y su confianza en él", dijo el ministro del Interior, Rafik Bel Haj Kacem, en una rueda de prensa en la que anunció los resultados oficiales.

El ministro se vio interrumpido en varias ocasiones por funcionarias que aplaudieron, ulularon y gritaron "Larga vida a Ben Ali".

Muchos votantes admiten que el presidente ha convertido el país en relativamente estable y próspero, atrayendo a millones de turistas extranjeros cada año, en una región que sufre de la pobreza y la inestabilidad política.

El margen de su victoria fue ligeramente menor que el 94,4 por ciento que obtuvo en los anteriores comicios, hace cinco años, un descenso que podría pretender evitar las críticas internacionales, según se ve en la capital.

Ben Ali ha convertido su Gobierno en una voz moderada en el mundo árabe, y los países occidentales lo consideran como un bastión contra el integrismo islamista, a pesar de las reservas que tienen algunos sobre su historial democrático.

Las principales figuras de la oposición no participaron en la consulta. Dos de los contendientes de Ben Ali rara vez criticaron al presidente y un tercero reconoció durante la campaña que no podría ganar.

"No acepto estos resultados", dijo a la prensa Neyib Chebi, considerado por los diplomáticos como uno de los líderes más creíbles de la oposición y que boicoteó los comicios. "Podrías buscar en todo el mundo y solo encontrarías resultados así en países que son dictaduras, donde no hay libertad".

Túnez se muestra especialmente sensible con las críticas a su democracia, porque espera presentarse el año que viene para recibir el "estatus avanzado" con la Unión Europea, lo que le daría condiciones comerciales preferenciales y reforzaría su reputación a nivel internacional.

Ben Ali llegó al poder en 1987, cuando los médicos declararon incapacitado a su predecesor, Habib Burguiba, tras más de 30 años al frente del país.

En las elecciones parlamentarias, también realizadas el domingo, el partido de Ben Ali se hizo con un 75 por ciento de los escaños, indicó la agencia.