Publicado: 17.01.2014 19:20 |Actualizado: 17.01.2014 19:20

El presidente de Uganda retrasa pronunciarse sobre la ley contra los homosexuales

El proyecto de ley fue redactado inicialmente en 2009 y en principio barajaba la pena de muerte para los gays que hayan practicado sexo, pero fue modificado para reducirlo en penas de prisión y cadena perpetua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El parlamento ugandés aprobó el pasado mes de diciembre una ley que castiga con pena de prisión algunos actos homosexuales. El presidente Museveni disponía desde aquel momento de 30 días para firmarla, modificarla o para rechazarla, pero todavía no se ha pronunciado.

La homosexualidad es un tema tabú en muchos países africanos. Es ilegal en al menos 37 naciones del continente, lo que hace que sean muy pocos los gays que abiertamente expresan su condición por temor a afrontar la cárcel, reacciones violentas o incluso la pérdida de sus trabajos.

Según informa Reuters, Museveni decidió retrasar su decisión final sobre la ley “hasta que lo hubiese estudiado en profundidad". El proyecto de ley fue redactado inicialmente en 2009 y en principio barajaba la pena de muerte para los gays que hayan practicado sexo, pero fue modificado para reducirlo en penas de prisión y cadena perpetua para casos que el parlamento calificó de "homosexualidad agravada".

La ley entrará en vigor en los próximos días si el presidente  lo rechaza por tercera vez pero el líder ugandés no ha dicho todavía si ha devuelto el proyecto o no. Museveni se encuentra atrapado entre complacer a la parte más conservadora de su país y a los donantes de ayuda occidentales como EEUU y Alemania que ya se han manifestado su inquietud y denunciando el proyecto de ley.

Museveni ha afirmado que en su país se trata a los homosexuales como "anormales" porque la "persona normal se creó para que estuviese atraída por el sexo opuesto", aunque ha reiterado que él no está de acuerdo con encarcelar o ejecutar a gays o lesbianas. "¿Qué hay de las mujeres lesbianas? A parte de las que han nacido anormales y de aquellas que pueden volverse lesbianas por varios motivos, existen otras que pueden caer en esa práctica debido a una hambruna sexual cuando fracasan en contraer matrimonio", ha mencionado.

Ser gay abiertamente ya es ilegal en Uganda pero la nueva ley prohíbe además la "promoción" de los derechos de los homosexuales y castiga a aquellos que  financien, publiciten o patrocinen la homosexualidad. Activistas locales e internacionales han criticado la ley “draconiana e innecesaria”, afirmando que lo que único que busca es castigar a la gente por su elección legitima de estilo de vida.