Público
Público

Los presidentes de EE.UU. y Egipto se reúnen con el conflicto de Oriente Medio como tema central

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Barack Obama, recibe hoy en la Casa Blanca al presidente de Egipto, Hosni Mubarak, en su primera visita a Washington en más de cinco años y en la que hablarán sobre el conflicto del Oriente Medio.

El encuentro en la Casa Blanca ocurre menos de tres meses después de que Obama pronunciara un discurso dirigido a los países musulmanes en la Universidad del Cairo.

El gobierno de Obama ha urgido a los estados árabes a que hagan algún gesto de conciliación hacia Israel e intenta que Egipto, que ya tiene un tratado de paz con el estado judío, influya a otros en el mundo árabe para que hagan lo mismo.

Mubarak se reunió ayer en Washington con la secretaria de Estado, Hillary Clinton y, según el portavoz de ésta P.J. Crowley, ambos "compararon notas acerca de los esfuerzos de paz entre Israel y los árabes y se pusieron de acuerdo en que debe haber pasos paralelos".

Estados Unidos ha instado a Israel a que detenga la expansión de asentamientos judíos en Cisjordania, y a los palestinos a que controlen a los extremistas.

"A medida que los israelíes presten atención a los asentamientos, a medida que los palestinos fortalezcan su posición y tomen medidas para mejorar la seguridad, estuvimos de acuerdo en que es necesario que haya pasos de los estados árabes, gestos hacia la normalización de las relaciones entre Israel y el resto de la región", dijo Crowley.

Un grupo de disidentes egipcios divulgó una carta enviada a Obama y a Mubarak pidiendo cambios políticos en Egipto, incluido el levantamiento de la ley de emergencia, que ha estado en vigor por casi tres décadas, y que otorga al presidente amplios poderes.

Saad Eddin Ibrahim, un ex preso político ahora exiliado, dijo a National Public Radio que "es tiempo de que el gobierno de Obama hable acerca de la situación de los derechos humanos y el proceso político en Egipto".

A Mubarak, de 81 años de edad, lo acompaña en este viaje su hijo, y posible sucesor, Gamal Mubarak.