Público
Público

El presunto etarra Vila Michelena seguirá detenido al menos hasta la próxima vista de extradición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presunto miembro de ETA Fermín Vila Michelena, detenido el jueves en Belfast, seguirá arrestado al ser denegada hoy su petición para obtener la libertad bajo fianza por el tribunal que tramita la orden de extradición emitida por las autoridades españolas.

El tribunal de primera instancia desestimó la petición de libertad bajo fianza realizada por la defensa de Vila Michelena, la misma que representa ante la Justicia norirlandesa al histórico dirigente de ETA José Ignacio de Juana Chaos, al considerar que hay riesgo de fuga y que los delitos por los que se le acusa en España son graves.

El juez Burgess citó a las partes para este jueves para determinar el calendario del proceso de extradición y decidir la fecha de la siguiente vista, que podría celebrarse el próximo mes de septiembre y en la que el magistrado volverá a pronunciarse sobre si Vila Michelena debe permanecer detenido.

Vestido con una camiseta gris, media melena y barba canosa, el sospechoso compareció hoy esposado ante el juez Thomas Burgess, quien accedió el pasado marzo a la extradición de De Juana, quien se encuentra en paradero desconocido desde abril tras violar la libertad condicional otorgada por este magistrado al comienzo del proceso en noviembre de 2008.

Se lo recordó hoy, no sin cierta ironía, el fiscal norirlandés, Stephen Ritchie, quien representa los intereses de las autoridades españolas en el caso de De Juana y en el de Vila Michelena.

Ritchie informó de que el presunto etarra vive solo en un apartamento del norte de Belfast, por el que paga 325 libras esterlinas al mes (casi 400 euros), y que trabaja como cocinero en un restaurante del centro de la ciudad, una vida que desarrolla, dijo, bajo la falsa identidad de "Amando Alonso Palacios", tal y como reza en un documento nacional de identidad (DNI) español caducado desde el 24 de agosto de 2008.

El fiscal dijo desconocer si el DNI fue obtenido en España o falsificado en "esta jurisdicción", pero está claro que lo ha utilizado para crearse una nueva identidad, como lo demuestran sus "nóminas salariales, su tarjeta de la seguridad social, un carné de estudiante, otro de una biblioteca y una cuenta corriente en el Bank of Ireland".

Ritchie insistió en que Vila Michelena representa un "alto riesgo de fuga", dado que es reclamado por la autoridades españolas por "delitos muy serios", entre el que se incluye el de asesinato.

Para el abogado de la defensa, Sean Devine, el hecho de que su cliente viva en Irlanda del Norte con una identidad falsa es prueba de que quiere evitar la detención de las autoridades españolas porque, dijo, Vila se considera un "refugiado político" perseguido por sus ideales y actividades independentistas.

Según el letrado, Vila llegó a la provincia británica en 2007, aunque no supo explicar al juez dónde estuvo a partir de septiembre de 2000, año en el que "abandonó España" para buscar un lugar en el que pasar "desapercibido y llevar una vida normal".

Devine aseguró que su cliente huyó de España por "miedo a su integridad física", dado su "alto perfil" como candidato al Parlamento Europeo por la formación abertzale Batasuna en 1994 y como coordinador, después, de una organización que abogaba por la "desmilitarización del País Vasco" por medios "democráticos y pacíficos".

El magistrado desestimó los argumentos de la defensa y ordenó que Vila Michelena permanezca bajo custodia.

Nacido en Irún (Guipúzcoa) el 12 de marzo de 1970, Vila Michelena fue miembro de KAS/EKIN y figuraba desde su primera publicación en la lista de personas, grupos y organizaciones terroristas elaborada por el Consejo de la Unión Europea.

Las fuerzas de seguridad españolas creen que Vila se dio a la fuga en marzo de 2001, tras la desarticulación del "comando Sugoi".

Un mes después, siempre según las fuerzas de seguridad de España, se integró en el "comando Madrid" en el que participó en la colocación de un coche bomba junto a una sucursal del BBVA, en mayo, y en la de otro junto a una delegación del Ministerio de Justicia, en julio, en el que murió el policía Luis Ortiz de la Rosa.

En enero de 2003 el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón procesó a los cinco presuntos integrantes del "comando Madrid", desarticulado en noviembre de 2001, Ana Belén Egües, Aitor García Aliaga, y los huidos Fermín Vila, Gorka Palacios y Julián Rubenach, así como a un dirigente de la banda, Olarra Guridi, por ese último asesinato.

Con la detención de Vila Michelena en Belfast, son ya cincuenta y cinco los presuntos miembros de la banda terrorista ETA capturados por las fuerzas de seguridad en lo que va de año.