Público
Público

El Presupuesto "austero" de Rajoy mantiene los altos cargos

El borrador de las cuentas de 2013 cifra en 455 el número de personal directivo designado a dedo, 19 más que los que figuran en el proyecto de ley de Presupuestos de 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si hay un binomio que el Gobierno repite cada vez que abre la boca, sin lugar a dudas es este: austeridad y reformas. Pócima que el Ejecutivo insiste en recetar como milagrosa para aplacar los males del país y enfilar la senda hacia la recuperación

Esta misma mañana, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en la presentación del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2013, recalcaba que las cuentas del año próximo son 'de austeridad' y que 'deben servir de palanca para salir de la crisis' y mostrar que España 'es un socio fiable del sur de la Unión Europea'.

Pues bien, la primera regla sagrada, la de la austeridad, no se la aplica del todo el propio Ejecutivo. Así, mientras el número de funcionarios descenderá en 10.679 personas, el número de altos cargos se mantiene. Incluso se podría decir que crece. ¿Por qué? Si acudimos al proyecto de Ley de Presupuestos de 2012no el finalmente aprobado tres meses más tarde–, vemos que el Gobierno cifraba en un total de 436 el número de altos cargos el la Administración General del Estado, los organismos autónomos, las agencias estatales y otros organismos públicos. En la programación de las cuentas de 2013 (a falta, por tanto, de su tramitación parlamentaria), el dato engorda hasta 455. De golpe, 19 más. En cambio, el volumen total de funcionarios a sueldo del Estado baja claramente: de los 485.284 de 2012 a los 474.605 de 2013. Un 2,20% menos. En 2009 había 496.471 funcionarios, así que la merma en estos cinco ejercicios alcanza el 4,40%.

La tramitación parlamentaria del Presupuesto de 2012 llevó a 456 la cifra de altos cargos

El subidón de altos cargos no es tal si se compara el proyecto de ley de 2013 y el Presupuesto finalmente aprobado de 2012. Cuando concluyó la tramitación de las cuentas en vigor, la cifra era de 456. Es decir, que en el paso por las Cortes se aumentó en 20 el número de este personal directivo nombrado a dedo por el Ejecutivo. Un dato llamativo teniendo en cuenta que el Gobierno introdujo muy pocas enmiendas en el texto original, como se quejaron los grupos. Ello quiere decir que en las cuentas de 2013, a su paso por las Cortes, se podrían colar cambios en esos números. De cualquier modo, Rajoy y su equipo siempre han insistido en la necesidad del adelgazamiento y simplificación de la estructura administrativa.  

Para 2011, las últimas cuentas confeccionadas por José Luis Rodríguez Zapatero, se previeron y se aprobaron 506 altos cargos. Para 2010, se programaron inicialmente 536 y se aprobaron definitivamente 536. Y para 2009, el número de staff y final tampoco cambió: 547. En estos años, el peso de altos cargos en el conjunto del funcionariado de la Administración del Estado ha disminuido: del 0,09% de los ejercicios 2009, 2010 y 2011 se ha pasado al 0,08% de 2012 y 2013. Otra forma de medirlo: hay 92 altos cargos menos respecto a hace cinco ejercicios, si se cumplen los pronósticos del Ejecutivo. 

El alto 'staff' tiene un peso del 0,08% sobre el funcionariado del Estado

¿Cómo se distribuye el personal de la Administración del Estado según el proyecto de ley de 2013? Altos cargos, 455 (0,08%); eventuales, 842 (0,15% del total); funcionarios, 474.605 (86,75%); laborales fijos, 56.056 (10,25%); laborales eventuales, 5.298 (0,97%) y personal vario, 9.846 (1,80%). En total, 547.102. ¿Y qué se entiende por alto cargo? Según el artículo 6 de la Ley 6/1997, de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado (LOFAGE), tienen esa condición preeminente los ministros y los secretarios de Estado (llamados órganos superiores) y los subsecretarios, secretarios generales, secretarios generales técnicos y directores generales (órganos directivos). Los subdirectores generales, que también están encuadrados dentro del peldaño de órganos directivos, no gozan en cambio del rótulo de alto cargo. Todos ellos son designados por el Ejecutivo, aunque algunos sean funcionarios de carrera.

El Gobierno de Rajoy prevé un gasto total en personal de 27.672,26 millones de euros (un 1,2% más respecto a 2012). El crecimiento de la partida se debe al incremento del 8,9% en los gastos de clases pasivas, al crecer el número de funcionarios jubilados y elevarse las pensiones un 1%.