Público
Público

El Prêt-à-Porter de París abre sus desfiles en busca de la belleza femenina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Prêt-à-Porter de París comenzó hoy a mostrar su verano 2009 en un fin de semana dominado por la cultura y la belleza femenina, que en Chaillot dijo adiós a la "Carmen" de Antonio Gades y Carlos Saura, y en el Colegio de los Bernardins recuperó con música el antiguo ritmo monacal de las Horas.

Para los profesionales de la moda, residentes en París o venidos de lejos para participar en estos intensos días de diseño, inauguraciones, cenas o cócteles, las tentaciones serán abundantes y su capacidad de elección será puesta a prueba.

Ante la imposible ubicuidad, la duda asalta sobre qué hacer en esta primera noche de pasarelas tras haber asistido, o no, a la decena de colecciones propuestas, de Impasse de la Défense a Sirivannavari, Dévastée, Kris Van Assche o Marie Bishara.

Una opción nada desdeñable sería, por supuesto en caso de contar con la indispensable invitación, ir al Palacio Galliera, en la avenida Pierre 1er de Serbie del elegante distrito XVI, para descubrir "Suzy at 20" (an exhibition and celebration of 20 years of suzy menkès at the ITH)

La agenda de la Cámara Sindical del Prêt-à-Porter francesa describía así el evento, en inglés, idioma materno de la conocida periodista Suzy Menkès, del "International Herald Tribune",(IHT) una de las plumas más influyentes e históricas de las pasarelas, a quien se rindió homenaje esta noche en París.

Acaso lo más deseable sería desviar levemente la trayectoria y subir hasta el Trocadero para asistir a la última representación en el Teatro Nacional de Chaillot de esa mítica "Carmen" de Gades (1936-2004), filmada en 1983 por Carlos Saura, que el público celebra con entusiasmo inusitado desde que la Fundación Antonio Gades la estrenó el 17 de septiembre.

Desechada la visita al Palacio Galliera de la moda o a falta de entradas en Chaillot, quizás sea un buen momento para cenar en el restaurante del vecino Palacio de Tokyo y contemplar sus exposiciones de vanguardia.

En particular si por la tarde se asistió allí mismo al primer desfile francés del británico Gareth Pugh, otro artista oriundo del Central Saint Martins College of Art & Design, abastecedor paraoficial de talentos en París.

Los miles de profesionales presentes en la capital francesa pudieron quizás optar al desfile nocturno de la portuguesa Fatima Lopez, en el cabaré Folies Bergères, marco perfecto para sus colecciones siempre sexy y ultrafemeninas.

A partir de las once de la noche, la cita es para la "opening reception" de Pigalle Store, insertada en la agenda oficial también en la lengua de Shakespeare.

Por supuesto con invitación, y si las fuerzas alcanzan tras haber recorrido la ciudad varias veces, de un desfile a otro, y haber contemplado uno verdaderamente faraónico.

El de la modista egipcia Marie Bishara, cuyo estilo, resaltado con escotes, minifaldas, shorts y transparencias, bordados dorados o de piedras semipreciosas, sobre blanco y negro de preferencia, con complejos zapatos de colores y suelas bermellón, sería muy difícil, sino imposible, lucir hoy por las calles de Egipto.

Acertó también quien prefirió iniciarse en el círculo textil con una visita al Jeu de Paume-Concorde, para disfrutar de la última ocasión de ver la retrospectiva "Richard Avedon. Fotografías (1946-2004), que se clausura este domingo.

Aunque la opción más saludable fue con toda probabilidad la propuesta por el Colegio de los Bernardins, que salpicó el día con seis conciertos y tres conferencias, al ritmo de las Horas, en la primera edición del festival "Las Horas de los Bernardins".

El nuevo enclave cultural-artístico-espiritual que dedicará parte de sus actividades a impulsar el arte de vanguardia, retomó hoy esa antigua usanza monacal para ponerla al servicio de la música sobre "El Rostro de la Virgen", un tema "unificador (...) capaz de alcanzar más allá de las creencias la sensibilidad de todos", según sus organizadores.

Si no es así, que le pregunten a Jean-Paul Gaultier, genial modisto que hace escasas temporadas coloco coronas virginales a cada una de sus maniquíes.