Público
Público

PREVIA-Murray pretende acabar con la broma más antigua del tenis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando Andy Murray salga a la pista para jugar su esperada semifinal contra el número uno del mundo, Rafa Nadal, buscará dar un paso más para poner fin a una de las bromas más antiguas en la historia del tenis.

Cada vez que alguien pone sobre la mesa la cuestión de: "¿Cuándo fue la última vez que un británico ganó un título de Grand Slam?" En vez de responder a la pregunta, la gente simplemente se echa a reír.

Un bromista Roger Federer se metió al público en el bolsillo en el Abierto de Australia cuando sugirió que había pasado "hace 150.000 años".

Aunque Fred Perry triunfó en Wimbledon hace 74 años, para muchos aficionados británicos eso bien pudo haber sido durante la Edad de Hielo.

"Obviamente está siendo una enorme, enorme espera para nosotros, y lo sigue siendo claramente ahora", dijo Murray mientras se preparaba para su segunda semifinal consecutiva en el torneo londinense.

"Naturalmente que al público le encantaría ver a un tenista británico ganar Wimbledon. Es algo que ha generado una especie de broma entre los jugadores y las personas que forman parte del tenis sobre el tiempo que ha transcurrido desde que el último británico ganó Wimbledon", añadió.

Dejando las bromas a un lado, la presión que tiene Murray para terminar esta interminable espera de un campeón británico ha ido aumentando después de que el seis veces campeón Roger Federer fuera eliminado inesperadamente en los cuartos de final el miércoles.

Abierto de Estados Unidos en 2008 y Abierto de Australia en 2010 - el genio de Federer se interpuso en su camino.

Reino Unido quiere ver al escocés llorar de alegría si consigue alzar la famosa copa el domingo.

Antes de que tenga la oportunidad de enfrentarse al serbio Novak Djokovic o al tenista checo que eliminó a Federer, Tomas Berdych, Murray sabe que tiene que vencer al único tenista que queda en el sorteo que ha triunfado anteriormente en Wimbledon.

Después de haber jugado un total de 10 partidos frente al número uno Nadal, Murray confía en que su táctica funcione.

"Necesitas hacer un buen servicio y jugar bien al tenis. No hay un modo de jugar contra él", indicó Murray.

RACHA GANADORA

"No quieres dejar la pelota en la mitad de la pista a su derecha porque (si lo haces) tendrás que correr mucho", señaló el escocés.

"Hay que realizar un buen servicio, mantener una buena distancia y jugar bien -- muy, muy, muy bien", comentó.

Los seguidores de Murray también han notado que la versión 2010 del tenista escocés apenas se parece al espíritu independiente y sin experiencia que mostró hace unos años.

Ahora está más en forma, más fuerte y es fácilmente reconocido por su táctica mental en la pista, que le ayudó a desmantelar el juego de Nadal de manera espectacular en Melbourne a principios de este año antes de que el español tuviese que abandonar por problemas en su rodilla.

"El partido (en Wimbledon hace dos años) fue un gran punto de inflexión para mí. No tenía fuerzas para competir contra Rafa... y perdí claramente", dijo Murray con el objetivo de convertirse en el primer finalista británico en Wimbledon desde Bunny Austin en 1938.

"Muchas cosas han cambiado desde entonces. He pasado mucho tiempo intentando ser más fuerte físicamente, mucho más tiempo en el gimnasio, y desde entonces he conseguido buenos resultados contra él. No hay ningún temor en plantarle cara a Rafa porque, aunque es naturalmente un gran jugador, es alguien con quien me gusta jugar", indicó.

Nadal está disfrutando probablemente de toda la expectación creada sobre el cuarto mejor tenista del ranking, sobre todo porque algunas personas están pasando por alto el hecho de que cuente con una racha de 12 partidos ganados en Wimbledon tras perderse el torneo del año pasado debido a sus problemas en la rodilla.

No ha sido un camino fácil para el mallorquín en el torneo. Ha superado dos partidos a cinco sets mientras Murray sólo ha cedido una manga.

Su estado de forma ya no está en duda, su deseo es tan fuerte como nunca y Murray deberá realizar un gran esfuerzo si quiere impedir que Nadal llegue a su cuarta final en Londres.

Para ello, contará con el apoyo de 15.000 aficionados que no pararán de gritar y que ayudarán al escocés a salir de las situaciones más difíciles en el caso de que se encuentre en un pozo sin salida.

"Estoy deseando enfrentarme a Andy el viernes. Toda la pista central estará gritando a su favor. Eso me divierte", dijo el español en su Twitter el viernes.