Público
Público

Previsiones fallidas y augurios catastrofistas para 2010

Fallos y aciertos: Zapatero y Rajoy analizaban, hace un año, el curso político de 2009 y se aventuraban, de forma antagónica, a presagiar el rumbo de la crisis en 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Termina el año y en la víspera del balance que hará mañana José Luis Rodríguez Zapatero sobre la gestión del Ejecutivo en 2010, Público.es repasa la comparecencia del presidente del Gobierno del año anterior, un discurso con pronósticos que hoy se traducen en compromisos inconclusos y perspectivas erradas.

Inminente 'recuperación' por un lado y 'año perdido' por otro eran los extremos con los que presidente del Gobierno y líder de la oposición definían el 2009. Las previsiones para 2010 se antojaron positivas y alentadoras en el discurso de José Luis Rodríguez Zapatero frente a la plática catastrofista de Mariano Rajoy. 

El compromiso por mantener la protección social fue un estandarte que el Gobierno socialista quiso convertir en su seña de identidad y no perder en 2010. Así se desprendió del discurso del presidente, en diciembre de 2009, cuando certificó que su apoyo a la cohesión social se mantenía 'intacto'. Pero en el mes de mayo, el Gobierno anunció una serie de medidas que ampliaban la distancia entre la voluntad política y su praxis: nueve medidas para reducir el déficit, entre las que estaban algunas tan impopulares como la eliminación del cheque bebé o la congelación de las pensiones. 

Otra meta no conseguida fue la de la producir 'empleo neto' en la última parte de 2010, algo que auguró Rodríguez Zapatero gracias a una 'clara y contundente moderación en la destrucción de puestos de trabajo' a lo largo del año, aunque rebajó el optimismo de su discurso admitiendo que las cifras 'muy duras' de paro continuarían disparándose.

Otro de los pronósticos equivocados del líder del Ejecutivo fue el de visualizar la 'recuperación definitiva de la crisis', algo que se confirmaría en este año que acaba, confiado en las reformas laborales que tanta polémica suscitaron y que desembocaron en la huelga general del 29 de septiembre

El líder de los conservadores centró su discurso de réplica al presidente del Gobierno en hacer presagios adversos sobre el crecimiento que ' volverá a ser negativo y habrá 300.000 parados más', decía, y surtir de improperios la gestión del Ejecutivo socialista.