Público
Público

La prima de riesgo cae en un día de locos

Superó los 500 puntos por un error, pero cerró en 441

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La sabiduría de la cultura popular es incomensurable, y sin duda en boca de cualquier abuelo español sólo habría una frase para describir la grotesca sesión que se vivió hoy en torno a la deuda pública española: a perro flaco todo se le vuelven pulgas.

Tras una semana superando, un día tras otro, máximos históricos, la sesión comenzaba con un nuevo incendio, aunque en esa ocasión era una falsa alarma. No eran las presiones de mercado lo que provocaba la subida de la prima española por encima de los 500 puntos, sino un error de las dos agencias que suministran los datos de evolución de referencia (Reuters y Bloomberg). La ministra de Economía, Elena Salgado, tuvo que explicarlo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. 'El jueves se subastó una nueva referencia de un bono tres meses superior al bono que se había subastado en la ocasión anterior. Esto explica una parte de la diferencia, el hecho de que sea tres meses más largo y que la referencia que se estaba utilizando no tenía liquidez. Ese bono ha sido incluido esta mañana'. informa A. Flores. La agencia Reuters lo cambió rápidamente, no así Bloomberg que tardó todo el día en modificarlo',

La Bolsa española pierde un 2,8% en la semana aunque hoy cerró en positivo

Es decir, que las agencias habían tomando como referencia para compararlo con el alemán el bono emitido por el Tesoro, pero eso no era correcto, ya que aún no tiene la liquidez suficiente para ello. 'En ningún momento ha estado la prima del bono a diez años español por encima de la Italia', insistió la ministra.

Al final de la sesión todas las dudas quedaron aclaradas y el diferencial del bono español a diez con el alemán (que es lo que marca la prima de riesgo) terminó en 441 puntos básicos; nueve puntos por debajo del nivel en que había comenzado la sesión y 18 por debajo del máximo histórico marcado al cierre de las sesiones del miércoles y el jueves (aunque en los registros intradiarios había llegado a rozar los 500 puntos). Es decir, 26 puntos por debajo de la prima de riesgo italiana que cerró en 467 puntos básicos.

Este ajuste, por supuesto, no fue sólo técnico, sino que estuvo acompañado de una nueva incursión del Banco Central Europeo comprando bonos italianos y españoles para intentar inyectar en el mercado una calma que no llega. 'El papel que está jugando el BCE en los últimos días sigue antojándose insuficiente para frenar la hemorragia de riesgo soberano con ramificaciones a economías sistémicas de la zona euro', explican desde Banif.

Los analistas advierten de que el mercado quiere reformas urgentes

Mientras eso ocurre, las bolsas, sobre todo europeas, continúan dando señales contradictorias y cerrando un día tras otro casi sin oscilaciones respecto a la sesión anterior. Así volvió a ocurrir este viernes. Las caídas sólo superaron el 1% en el caso de índice británico Ftse 100. El resto cerró con ligeras pérdidas, e incluso el español y el italiano consiguieron esquivar los números rojos, al registrar subidas del 0,48% y del 0,23%, respectivamente. 'Esto se debe a que hay muy poco dinero finalista en el mercado. Es decir, las compraventas se hacen en el día y luego antes de que acabe la sesión todo el mundo se vuelve a su casa', explica Juan Carlos Montero, analista de Capital Bolsa.

Aún así el saldo semanal no fue positivo para ningún mercado. La Bolsa española perdió un 2,8% en los últimos cinco días, pero mucho peor les fue a los vecinos europeos: Italia se dejó un 3,4% y París, casi un 5%.

Las perspectivas para la próxima semana no apuntan en buena dirección. 'Ya no basta con que se formen nuevos gobiernos que estén dispuestos a asumir los compromisos fiscales exigidos por Europa, ahora el mercado pide hechos, y mientras tanto los costes de financiación siguen incrementándose y afectando no sólo a los países de la periferia sino también al centro de Europa', advierten los analistas de Renta 4.