Publicado: 03.01.2014 09:38 |Actualizado: 03.01.2014 09:38

La prima de riesgo cierra en 193 puntos básicos y el interés del bono español baja del 4%, niveles de 2010

El coste de financiación de la deuda certifica en el arranque del nuevo año su marcada mejoría desde los 400,10 puntos básicos registrados el 2 de enero de 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La prima de riesgo, el diferencial ofrecido a los inversores por los bonos españoles con vencimiento a diez años respecto a sus homólogos alemanes mantenía la mejora registrada al inicio del año, al situarse por debajo de la barrera de los 200 puntos básicos en el inicio de la sesión, por primera vez desde de mayo de 2011.

Después de más de 32 meses, el diferencial entre el bono español a diez años y el bund se relaja en un jornada que ha cerrado en 193 puntos básicos, mínimos que no se alcanzaban desde mediados de abril de 2011. Los expertos atribuyen esta caída a la menor rentabilidad exigida por los inversores a la deuda española.

El mínimo ha llegado en una jornada en la que la prima caía a primera hora de la mañana hasta los 199,40 puntos básicos, con una rentabilidad del 3,932%, tras haber iniciado 2014 en los 221,10 puntos. El interés del bono español siguió cayendo y acabó en 3,87%, de nuevo por debajo del 4% y con la rentabilidad más baja desde el 21 de abril de 2010.

De este modo, el coste de financiación de la deuda española certifica en el arranque del nuevo año su marcada mejoría desde los 400,10 puntos básicos registrados el 2 de enero de 2013, cuando alcanzaba una rentabilidad del 5,220%.

No sólo se ha reducido el diferencial entre el bono alemán y español, sino que la caída se ha registado en todos los países del sur de Europa, los llamados PIGS. Así, la prima de Italia también bajaba hasta 197 puntos básicos, mientras que la de Grecia se ha reducido hasta los 638 y la de Portugal a 371.

El subdirector de Deuda Pública de Ahorro Corporación, Javier Casal, ha indicado que el movimiento de la prima de riesgo y del rendimiento de la deuda es "bastante profundo" y coincide con la percepción de los inversores de que los bonos españoles son "un producto seguro y con una rentabilidad interesante".

Para Casal, y a pesar de que las fechas navideñas impiden que exista un volumen de negociación "normal", el mercado de renta fija se está estabilizando y está empezando a comportarse como antes de la crisis. En su opinión, en el primer semestre del año la prima de riesgo oscilará entre 175 y 200 puntos básicos.

Para el analista de Analistas Financieros Internacionales (AFI) Matías Lamas el descenso del diferencial se basa en el mayor atractivo de la deuda española frente a otros activos, como los bonos alemanes o estadounidenses, en el comienzo de año, cuando los gestores ajustan sus carteras.

En su opinión, las compras de estos últimos días también se apoyan en la percepción de una mejora de la actividad en España (como han indicado los datos de paro conocidos hoy) y en la zona euro, donde parece que el BCE mantendrá una buena temporada la laxitud de la política monetaria.

Por su parte, el analista de Self Bank Julián Lirola ha indicado que la evolución de la prima de riesgo está ligada a la recuperación de la economía española, que está creando empleo con datos de crecimiento negativo (el PIB caerá entre el 1,2 y el 1,3 por ciento este año), y a la corrección del déficit.

Para Lirola, si no se produce "una salida en falso de la crisis" y se confirma que la economía nacional puede crecer entre el 0,5 y el 1 por ciento este año, se genera empleo neto y se siguen haciendo ajustes y se gana en competitividad, la prima de riesgo se podría situar al final del ejercicio en 140 puntos básicos.

Para el analista de XTB Jorge López, la situación de la prima de riesgo está ligada no solo a las mejoras de las condiciones de financiación de la economía nacional (en diciembre la prima ha bajado en casi 50 puntos y 160 puntos en 2013) sino al encarecimiento de los costes germanos (la TIR germana roza el 2 %).

El experto de XTB ha indicado que la mejoría de esta situación se debe a una mayor confianza de los inversores en la economía española y en los favorables datos macroeconómicos conocidos entre el final del año pasado y el comienzo de este.