Público
Público

La prima de riesgo, por debajo de los 300 puntos

Desciende hasta los 281 puntos antes de la apertura de la Bolsa tras cerrar el viernes en 370 puntos y después de que el BCE comprara deuda española e italiana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Del mismo modo que la comparecencia la semana pasada del presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, sólo sirvió para avivar las llamas que hicieron arder las primas de riesgo españolas e italianas, el anuncio anoche del BCE de que comprará deuda de ambos países ha caído como agua reparadora sobre un incendio.

A primera hora de la mañana la prima de riesgo española se desplomaba por debajo de los 300 puntos básicos, dejando atrás los altos niveles de la semana pasada, cuando se superó la barrera de los 400. 

De hecho, ha llegado hasta los 277 puntos en algún momento de la jornada, lo que significa un descenso de casi un centenar de puntos respecto a la última jornada, cuando cerró en 370. 

A las 9:30 la prima se situaba en 281 puntos, casi cien menos que el viernes pasado

De esta forma, el rendimiento que tiene que ofrecer el bono español a diez años para que los inversores lo compren en lugar del alemán caía al 5,49%, por debajo del 6,050 % del viernes. El alemán subía hasta el 2,500% desde el 2,345% previo, según datos del mercado secundario.

Los efectos balsámicos de la compra de deuda por parte del BCE también se han hecho notar en la Bolsa: el Ibex-35 avanzaba más de un 3% a las 09:23 horas, lo que situaba al selectivo en la cota de los 8.843.

Desde Analistas Financieros Internacionales consideran que después del compromiso adoptado por el BCE para comprar activamente deuda el mercado asistirá a un repliegue de los vendedores de bonos. 'Si fuera la eficiencia, es decir, la información relevante buena la que orientara la toma de decisiones de los inversores en bonos, hoy sería una jornada normal', ha señalado su presidente, Emilio Ontiveros, en declaraciones a la Cadena Ser.

'Tanto el G-7 como, lo más relevante para nosotros, el BCE, han mostrado una decisión muy expresa de intervenir en los mercados, a comprar. Por tanto, los que tengan posiciones cortas en bonos, se cuidarían muy mucho', ha añadido.

También Italia estrechaba el diferencial de su bono con el germano, hasta los 312,2 puntos básicos, frente a los 373 previos, en tanto que Portugal abría en 865, por encima de los 860 del viernes.  

En otros países periféricos de la zona del euro, Grecia situaba su prima de riesgo en los 1.309 puntos básicos, desde los 1.251 del viernes, en tanto que Irlanda marcaba una prima de 757 frente a los 746 previos.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dijo ayer domingo en un comunicado que la entidad ha tomado esta decisión ante el mal funcionamiento de algunos segmentos del mercado y que su objetivo es ayudar a 'asegurar la estabilidad de precios en la zona del euro'.

El movimiento del BCE se suma al llevado a cabo también por el G-7, los siete países más industrializados del mundo, que, tras varios contactos durante el fin de semana, reforzó su compromiso de cooperación para asegurar la estabilidad de los mercados financieros, ante los problemas ya no solo de la deuda en Europa, sino también en EEUU tras la rebaja en su calificación por parte de Standard & Poor's (S&P).

Además, la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado detalló el domingo algunas de las medidas que el Gobierno adoptará en los próximos consejos de ministros previstos para agosto.

Entre ellas, el Ejecutivo dinamizará la gestión del impuesto de sociedades, lo que permitirá incrementar los pagos a cuenta de las grandes empresas, que permitirá al Estado ingresar 2.500 millones de euros adicionales a fin de año.  Esto se suma al ya conocido ahorro de unos 2.400 millones de euros en concepto de gastos en farmacia.