Público
Público

La prima de riesgo de España toca el nivel más alto en el año

También Italia y Bélgica empeoran su diferencial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fue otro día de castigo. Pero no un castigo cualquiera. En una misma jornada, la economía española concentró la mayor caída del Ibex 35, un 2,77%, en siete meses y el máximo anual del bono español a diez años. Los 276 puntos básicos de la prima de riesgo española (el sobreprecio que exigen los inversores por comprar la deuda de un país frente a la alemana), con picos de 279 puntos a media tarde, y un rendimiento del 5,6%, coqueteaban con el peor dato del diferencial hispano de toda su historia. Aquellos 283 puntos, del pasado noviembre, en mitad de la crisis de Irlanda, con las bolsas señaladas por el rojo y la lupa enfocando a la economía española hacia un posible rescate.

Ayer, sin embargo, el contagio de la crisis griega se extendió también al bono belga e italiano, otras dos economías cuestionadas por los mercados. El diferencial belga se situó en 126 puntos, diez más que el miércoles, mientras que el diferencial de los bonos italianos se situaba en 206,5 puntos básicos, su máximo histórico. Entre el resto de los países de la periferia del euro, el diferencial de Grecia alcanzaba los 1.435,2 puntos básicos, con un rendimiento del 17,108%, mientras los bonos portugueses rendían un 11,486%, con un spread de 866,8 puntos básicos. Por su parte, la prima de riesgo de Irlanda se mantenía en los 885,7 puntos básicos, con un interés del 11,675%.

La falta de decisiones políticas tanto en Bruselas como en Atenas en torno al rescate griego, que podría derivar en un default de Grecia, junto a la incertidumbre sobre la recuperación en Estados Unidos, incentivada por la propia Reserva Federal norteamericana, llevaron el pánico a las cifras. Un temor que las bolsas aumentaron tras las declaraciones de Jean Claude Trichet que alertó de que la crisis de deuda amenaza con infectar a la banca. 'Las señales de alerta para la estabilidad financiera están en rojo', señaló el presidente del BCE.

Los parqués recogieron sus palabras con caídas generalizadas. En España, la pérdida del 2,77% borró del selectivo la cota de los 10.000 puntos (9.942 enteros). El sector financiero fue el más damnificado al cierre de la jornada, con pérdidas del 3,46% para BBVA y del 4,79% para Santander. El rojo tiñó también otras plazas europeas. El Cac 40 francés registró un retroceso del 2,29%, mientras el Dax alemán finalizó con una resta del 1,83%.