Público
Público

La prima de riesgo mejora en medio del desplome bursátil

El mercado calcula que el BCE compró ayer hasta 5.000 millones en bonos, 2.000 de ellos españoles. El diferencial con Alemania cae 80 puntos. El Ibex 35 se desploma hasta el nivel más bajo desde abril de 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Negro, gris o rojo. Todos estos colores sirven para ilustrar los tonos que dominaron ayer en los mercados. El lunes negro que se esperaba tras la rebaja de la agencia de calificación Standard & Poor's del rating de EEUU llegó con toda su potencia a las bolsas mundiales. La sesión fue más contenida en el mercado de deuda. La contundente intervención del Banco Central Europeo, con una masiva compra de bonos españoles e italianos logró rebajar los diferenciales y evitó que la debacle fuera completa.

Los operadores del mercado de renta fija calculan que la institución monetaria europea podría haber comprado hasta 5.000 millones de euros en títulos de renta pública. 'Se ha decantado más por los italianos. La proporción podría ser de unos 3.000 millones en bonos italianos y otros 2.000 en españoles', comenta un operador de renta fija. Otros aseguran que la intervención se quedó en los 2.000 millones de su primera actuación al comienzo de la sesión, y también hay quienes elevan esta cifra hasta los 10.000, después de una contundente intervención por la tarde. Este guirigay de cifras es fruto de la opacidad con la que funciona el mercado de renta fija, donde nadie sabe a ciencia cierta quien opera y todo se mueve por rumores. Habrá que esperar hasta el próximo lunes para conocer la cantidad exacta (ese es el día que el BCE hace la liquidación de las operaciones que ejecuta de miércoles a miércoles).

La prima de riesgo de Italia continúa por encima de la española

La intervención de ayer fue todo un éxito para los países afectados. La compra fue masiva en los bonos a cinco años, ya que, según los expertos, tienen influencia tanto en los de dos años como en los de diez. Así fue, la prima de riesgo española se redujo 80 puntos respecto al cierre del viernes y cayó hasta 289 puntos básicos. La rentabilidad de bono español bajo de 6% a 5,1%. Un efecto parecido se vio en el mercado italiano, aunque el recorte dejó a su prima de riesgo en 302 puntos básicos (71 por debajo del nivel del viernes), todavía por encima de la española.

'Los fondos de alto riesgo (hedge funds) estaban muy confiados. El viernes no parecía nada posible una actuación del BCE, así que la decisión del domingo por la noche pilló a muchos todavía con apuestas a la baja que han tenido que cerrar a toda prisa esta mañana', aseguran en el mercado. Pero esta recuperación podría ser flor de un día. Bélgica y Francia son ahora el objetivo de los especuladores. La prima de riesgo gala está de nuevo en un máximo histórico. Según un informe del banco francés Crédit Agricole, para que la intervención del BCE sea efectiva debería inyectar entre 20.000 y 40.000 millones de euros semanales, al menos hasta que el nuevo mecanismo de rescate europeo (EFSF) pueda comprar bonos.

En un primer momento la rebaja en la tensión del mercado de deuda se dejó sentir en las bolsas, pero no fue suficiente para salvarlas de los abultados números rojos que se apoderaron de todos los índices mundiales. El Ibex 35, perdió un 2,44% y cayó hasta los 8.459 puntos, su nivel más bajo desde abril de 2009.

El BCE debería comprar hasta 40.000 millones semanales para frenar la tensión

Todas las demás bolsas, excepto la italiana, registraron caídas mucho más abultadas. Alemania fue la peor de todas las europeas al perder más de un 5%, el mayor descenso desde marzo de 2009. De similares proporciones fue la debacle en EEUU. En Wall Street, el índice S&P 500 cayó un 6,66%, más que el día de la quiebra de Lehman Brothers.

'El mercado tiene mucho miedo a una segunda recesión mundial. La fuerza de la economía alemana se basa en las exportaciones. Si estas se resienten porque el consumo mundial cae, Alemania tendrá problemas y también EEUU', explica Gonzalo Lardies, gestor de BPA.

A pesar de ello, el bono alemán volvió a actuar como activo refugio del dinero que salió de las bolsas, algo que sorprendentemente también ocurrió con el bono estadounidense, a pesar de la bajada de su rating. 'Cuando el pánico se apodera del mercado. Los inversores siempre buscan los refugios clásicos. Por mucho que diga una agencia de rating, la confianza en los bonos estadounidenses es muy difícil de quebrar', explica Alexander Hick, analista de XTB.

Aunque también podría tener que ver con la intervención del Banco de Japón comprando dólares para rebajar la apreciación del yen. Normalmente esta entidad utiliza esos dólares para comprar bonos estadounidenses. 'Lo cierto es que en el mercado de divisas se teme una acción sorpresa mucho más contundente que la de la semana por parte del Banco de Japón y del Banco Central Suizo, por eso la gran liquidez que navega por el mercado buscó ayer alternativas seguras en el bono de EEUU y sobre todo en el oro', asegura Hick. Efectivamente, el oro marco máximos al superar los 1.700 dólares por onza, mientras el resto de materias primas, incluido el petróleo cayeron en picado.

Por su parte, la organización Attac, denunció ayer la ineficacia de las medidas tomadas hasta ahora para gestionar la crisis, y pidió la creación de una agencia de rating pública y más armonización fiscal en Europa. También animó a los ciudadanos a resistirse a los ajustes y exigir auditorías a los estados.