Público
Público

La prima de riesgo supera los 600 puntos básicos por primera vez

El diferencial se disparó a media sesión por la solicitud de rescate de la Comunitat Valenciana y cierra en 611 puntos básicos con el interés al 7,27%. El Ibex sufrió su peor sesión del año con pérdi

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Ni el paquete de recortes de 65.000 euros aprobado la semana pasada y convalidado ayer por el Congreso ni el sí definitivo del Eurogrupo al rescate de 100.000 millones para recapitalizar la banca española. El mercado de deuda tiene cada vez más arrinconado al Gobierno de Mariano Rajoy, que empieza a dar síntomas de un inmovilismo peligroso.

La prima de riesgo ha vuelto a marcar este viernes un máximo histórico y rebasó los 600 puntos básicos por primera vez, situándose en el cierre en 610 puntos. Esto ha disparado el interés que el Estado paga por su deuda a diez años hasta el 7,26%, cifra que hace pensar que el rescate como país es irremediable.

El diferencial entre los bonos españoles a diez años y los bund alemanes –considerados los más estables– se situó en la apertura en los 583 puntos y rebasó la franja de los 600 pasadas las 14.30 horas.

En ese momento el diferencial se disparó bruscamente hasta llegar a un máximo intradía de 612 puntos básicos. La razón de este salto al vacío se explica con la solicitud de rescate que hizo la Comunitat Valenciana, lo que la convierte en la primera comunidad autónoma que pide la ayuda directa del Gobierno central a través del fondo de liquidez para las comunidades autónomas, que ayer convalidó el Congreso.

La vicepresidenta subraya que el Gobierno está cumpliendo su parte

La noticia pilló desprevenido al Gobierno. Justo en ese momento el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, intervenía en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en el que se ha aprobado el techo de gasto. Montoro negó las informaciones -de las que se enteró por las preguntas de los periodistas-, aunque la realidad es que el propio vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, lo había anunciado poco antes en una rueda de prensa.

Císcar confirmó que la Generalitat ha tenido que recurrir al mecanismo autonómico convalidado ayer y justificó la decisión como el único modo de evitar nuevos recortes en políticas sociales, pagar más intereses por los préstamos que la Comunitat tiene abiertos y abonar la deuda de 500 millones que tiene con las farmacias

Ante la polvareda que se había levantado, la Generalitat intentó, en vano, evitar que se hablara de rescate y aseguró en un comunicado que la de Valencia, no será la única comunidad en solicitar la ayuda.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, también sufrió un momento de negación de la realidad y achacó el alza de la prima de riesgo hoy a la 'incertidumbre sobre la zona euro', obviando que esa incertidumbre está –como se ha comprobado hoy por la reacción de las bolsas europeas– protagonizada principalmente por la situación económica de España e Italia. El Ejecutivo insiste además en que desde el exterior se aprecia que los problemas del país se ciñen a su 'sector financiero'. 

'Nosotros a nivel interno estamos cumpliendo con los compromisos, haciendo unos grandes esfuerzos de consolidación fiscal y reformas estructurales a una gran velocidad, pero hay que lograr que esos acuerdos que se alcanzaron en el Consejo Europeo [en la cumbre del 28 y 29 de junio] se vayan cumplimentando y aplicando con celeridad', dijo. 

El Ejecutivo confía en los resultados de la reunión de Rajoy y Monti el día 2

Santamaría anunció este viernes que Rajoy se reunirá en Madrid con el primer ministro italiano, Mario Monti, el próximo 2 de agosto para intentar atajar la espiral de los mercados. Durante la rueda de prensa, se le preguntó a la vicepresidenta si el Ejecutivo descartaba por completo el rescate del país. Santamaría no contestó. Después, fuentes gubernamentales añadieron que 'por supuesto' que no habrá intervención europea y que se estaba 'trabajando' para que la situación se relaje. En ese sentido, consideraron clave la reunión de Rajoy y Monti, pues ambos, que comparten intereses y estrategia, presionarán a la UE a actuar, a que ponga en marcha los acuerdos de la cumbre de junio y proceda a una unión bancaria y fiscal, informa Juanma Romero.

Pero lo más urgente, y lo que la Moncloa espera como agua de mayo es que el Banco Central Europeo intervenga y corte de raíz las especulaciones a la deuda española. José Manuel García-Margallo, titular de Exteriores, manifestó esa desesperación del Gobierno. En Palma, reclamó un BCE 'mucho más fuerte que el banco clandestino' que hay en estos momentos, que a su juicio 'no está haciendo nada para parar el incendio de la deuda pública'. García-Margallo reconoció que los niveles alcanzados por el diferencial con el bono alemán eran 'inabordables' y la situación es ya 'insostenible'. 

El portavoz socialista de Economía compareció después en la sede federal de Ferraz para valorar la escalada del riesgo país. Valeriano Gómez al Gobierno que intente por todos los medios solicitar de la forma más firme posible, y juntamente con Italia, la intervención del BCE. La razón de la subida brutal de la prima se debe, en su opinión, 'a una desconfianza en España y en la labor del Gobierno y también a una desconfianza en el diseño del euro y en la capacidad de respuesta de las instituciones europeas para defender la moneda ante los ataques de los mercados', informa Efe. 

Bankia lideró un día más las caídas en el Ibex 35 con pérdidas del 12,90%

La inestabilidad de la deuda arrastró al abismo al Ibex 35, que en el cierre de sesión registró pérdidas de un 5,8%, el peor resultado del año. El selectivo español se situó en las 6.246 puntos. Bankia lideró las caídas un día más con pérdidas del 12,90%. A la entidad financiera le siguieron FCC (-9,64%); Sacyr Vellehermoso (-9,26%); ACS (-8,17%) y el Banco Popular (-8,89%).

El efecto negativo repercutió también en el resto de parqués europeos. Londres registró caídas de un 0,91%, Fráncfort de un 1,19%, París de un 1,84% y Milán un 4,33%.

La bolsa italiana fue la peor parada después de España y su prima de riesgo se vio también afectada por el rebote de la española, llegando a tocar los 503 puntos básicos.


Este viernes estaba marcado también por la reunión del Eurogrupo por videoconferencia para ratificar de manera definitiva el rescate de 100.000 millones de euros para recapitalizar a la banca española. El sí definitivo llegó también en el momento en el que el diferencial daba el salto hasta los 607 puntos básicos.

El FMI da la bienvenida al rescate bancario porque es 'un paso esencial para la recuperación'Una de las primeras en reaccionar fue la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde, quien se felicitó del acuerdo alcanzado porque 'el plan contribuirá significativamente a reforzar el sistema financiero español, un paso esencial para restaurar el crecimiento y la prosperidad'.

En principio hasta septiembre no se conocerá el importe real que necesitan los bancos y cajas españoles. En ese mes será cuando se desvele la segunda auditoría independiente encargada por el Gobierno a varias agencias.

El principal escollo para la ratificación del memorando era saber si el Parlamento finlandés, que debía pronunciarse hoy sobre el rescate, le daría su apoyo. Finalmente los diputados finlandeses aceptaron prestarle dinero a España por 109 votos a favor y 73 en contra.

Finlandia solicitó al Gobierno español un aval de más de 700 millones de euros para apoyar la decisión. A cambio renunciaría a los intereses que le corresponderían por el rescate.

Hasta ahora, la única respuesta que ha tenido el Gobierno de Rajoy a la presión de la prima de riesgo ha sido en implementar nuevos recortes. Hoy el Ejecutivo reconoció que la economía española seguirá en recesión en 2013.

El propio FMI corrigió esta semana sus previsiones para 2013 y avisó de que el Producto Interior Bruto caería un 0,6% el año próximo. 

Los niveles que está alcanzando la prima de riesgo hoy suponen una dura prueba y cabe preguntarse si al Ejecutivo le queda algún as en la manga en forma de ajustes. La tensión social que ha generado el último paquete de 65.000 millones de euros se dejó notar ayer en las grandes ciudades españolas, con millones de personas exigiendo que rectifique.