Público
Público

El primer día de huelga en Grecia acaba con 20 detenidos

La primera de las dos jornadas de parón general convocadas por los sindicatos queda marcada por los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas se han concentrado en la plaza Syntagma de Atenas, delante del Parlamento, junto a los indignados griegos que llevan un mes acampados, en la primera de las dos jornadas de huelga general convocadas por los sindicatos con motivo de la votación del nuevo plan de austeridad exigido por la UE al Gobierno del primer ministro, Yorgos Papandreu.

La concentración había sido inicialmente pacífica pero al cabo de los minutos los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes no se han hecho esperar. La Policía ha movilizado a 5.000 agentes. Ha sido en los aledaños de la plaza donde se han registrado los primeros enfrentamientos de la jornada, donde los antidisturbios han cargado con gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes que han comenzado a lanzar palos y botellas.

La agencia EFE aseguró, además, que los enfrentamientos han continuado frente al Ministerio de Finanzas y que una fotógrafa habría resultado herida. Según la Policía, al menos cuatro agentes han resultado heridos en los incidentes ocurridos en Syntagma. Asimismo, una persona ha sido apuñalada durante disputas entre grupos rivales de jóvenes manifestantes y otros tres resultaron heridos cuando un grupo de personas trató de disolver la disputa, según cuenta Reuters.

Los enfrentamientos han continuado frente al Ministerio de Finanzas 

Así las cosas, unas 18 personas han sido detenidas y la Policía ha emitido orden de arresto contra otras tres. Los altercados han continuado entrada la tarde. Los manifestantes han prendido fuego a dos camiones de comunicación con antenas de transmisión que tomaron erróneamente por vehículos de televisión y los llenaron de eslóganes contra los medios y los bancos.

Inicialmente se había estimado que más de 20.000 personas se habían dado cita en la plaza, pero la presencia se fue reduciendo con el paso de las horas, produciéndose cargas esporádicas de los agentes antidisturbios provistos de escudos contra los manifestantes más beligerantes.

Los manifestantes habían recorrido la capital coreando eslóganes, tocando tambores y portando pancartas contra el acuerdo de rescate que muchos griegos consideran que impone duras penas contra los trabajadores y pensionistas ordinarios al tiempo que obvia a los más ricos.

 La Policía ha cargado con gases lacrimógenos contra los manifestantes

La decisión final sobre el nuevo paquete de ajustes, esencial para que el Ejecutivo acceda a las ayudas prometidas por los socios comunitarios y el Fondo Monetario Internacional, tendrá lugar mañana. Pero el debate se inició ayer con un llamamiento de Papandreu al 'patriotismo'.

El programa del Gobierno pretende ahorrar 28.000 millones a medio plazo y poner en marcha una serie de privatizaciones que lleven a las arcas del Estado otros 50.000 millones. Además quiere incluir en el Impuesto sobre la Renta la denominada 'contribución de solidaridad' (entre el 1% y el 5%) a aplicar por tramos de ingresos, o que iría acompañado de nuevos recortes de sueldos y pensiones, despidos de funcionarios y más subidas de impuestos, informa Yiannis Mantas.

Medidas consideradas excesivas e injustas por los ciudadanos que ven cómo nuevamente son ellos los que tienen que pagar las deudas de la crisis. Estos dos días de huelga convocados por los sindicatos la semana pasada justo después de que Papandreu se sometiera a una moción de confianza y obtuviera el visto bueno del Parlamento a la remodelación de Gobierno que se vio obligado a llevar a cabo tras la dimisión de varios ministros, afectan a todos los sectores.

Empezando por los transportes: a diferencia de la última huelga, hoy también se suman los controladores aéreos, que suspenderán su trabajo durante cuatro horas provocando cientos de cancelaciones de vuelos.

En Atenas, el único medio de transporte público que funciona es el metro, medida destinada a que los atenienses puedan depslazarse hasta las zonas de manifestaciones.  Autobuses y ferries también se han quedado parados. Asimismo, colegios, hospitales y medios de comunicación apoyarán el parón este martes. Además, la mayoría de tiendas y negocios están cerrados, mientras que las calles del centro de la capital están prácticamente desiertas.

Mientras, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha defendido en el Parlamento que los diputados apoyen las medidas de austeridad del Ejecutivo heleno. 'El Gobierno se está quedando sin tiempo y lo mismo le ocurre a la oposición. Estamos afrontando en estos momentos la historia de nuestro país y nadie puede jugar con eso', ha subrayado.