Público
Público

El primer ministro francés llega a China en un viaje para reparar lazos bilaterales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro francés, François Fillon, arribó hoy a Pekín, donde inicia un viaje de oficial de tres días con el objetivo de mejorar las relaciones tras las tensiones bilaterales que ambos gobiernos mantuvieron en 2008, informó la agencia oficial Xinhua.

En su primera visita a China en calidad de jefe de Gobierno, Fillon tiene previsto reunirse con su homólogo del país asiático, Wen Jiabao, así como con el presidente del Gobierno, Hu Jintao, el líder del Legislativo, Wu Bangguo, y el viceprimer ministro Li Keqiang.

Acompaña a Fillon una delegación de 40 personalidades que incluye empresarios, legisladores y personajes destacados de la cultura francesa, destacó Xinhua.

Durante la visita, el primer ministro dedicará parte de la agenda a la cooperación nuclear y, en ese sentido, las empresas EDF y Areva firmarán sendas empresas mixtas con el grupo chino CGNPC para dar inicio a la fase operacional de la construcción de dos reactores EPR en Taishan (sur de China).

Además, se espera que la firma francesa Safran, socia de la estadounidense General Electric, anuncié durante la visita un contrato millonario para fabricar los motores del C919, el avión conocido como el "jumbo chino" que pretende competir con el A320 de Airbus y con el Boeing 737 a partir de 2016.

China y Francia protagonizaron fuertes tensiones el pasado año, iniciadas cuando la antorcha olímpica se encontró con duras protestas de grupos pro derechos humanos y de apoyo al independentismo tibetano a su paso por París, en abril de 2008.

Ciudadanos chinos respondieron a esto pidiendo en mayo el boicot a empresas francesas con presencia en el país asiático, siendo especialmente notables los ataques contra la cadena de supermercados Carrefour.

Las tensiones sociales se contagiaron a los respectivos gobiernos en otoño, cuando el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunió con el Dalai Lama en noviembre, ante lo cual el Gobierno chino suspendió la cumbre chino-europea que se iba a celebrar en diciembre en Lyon (Francia).

Los dos países dieron por concluido el periodo de tensiones en abril de este año, cuando París firmó un documento que reconocía la pertenencia del Tíbet a China a cambio de que Sarkozy pudiera reunirse con su homólogo chino en la cumbre del G20 en Londres.