Público
Público

El primer ministro francés viaja a Pekín para acelerar la reconciliación chino-francesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro francés, François Fillon, vuela mañana a Pekín para dar un nuevo impulso a las relaciones chino-francesas, deterioradas después del revuelo causado por el paso de la llama olímpica por París y por una reunión en Polonia entre el presidente Nicolas Sarkozy y el Dalai Lama.

Fillon se encontrará en Pekín tanto con su homólogo chino, Wen Jibao, como con el presidente de ese país, Hu Jintao, y con el presidente de la Asamblea Nacional, Wu Bangguo, las tres personalidades políticas más poderosas del China.

La visita del jefe de Gobierno galo a tierras chinas será el último encuentro bilateral de alto nivel entre ambos países antes de la próxima cumbre del G20 que se celebrará en Londres en abril y donde el Jefe del Estado francés, Nicolas Sarkozy, coincidirá con su homólogo chino, Hu.

La visita de Fillon, que viajará acompañado por varios miembros de su Gobierno, entre ellos la ministra de Economía, Christine Lagarde, y por un nutrido grupo de empresarios, concluirá el próximo martes.

En esos cuatro días, el primer ministro dedicará parte de su tiempo a la cooperación nuclear y, en ese sentido, las empresas EDF y Areva firmarán sendas empresas mixtas con el grupo chino CGNPC que dará inicio a la fase operacional de la construcción en Taishan, al sur de China, de dos reactores EPR.

Además, la firma francesa Safran, socia de la estadounidense General Electric, podría anunciar un contrato millonario para fabricar los motores del C919, el avión conocido como el "jumbo chino" que pretende competir con el A320 de Airbus y con el Boeing 737 a partir de 2016.