Público
Público

El primer ministro israelí alaba el esfuerzo de EE.UU. para impedir a Irán tener armas nucleares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, agradeció hoy al enviado especial de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell, los esfuerzos del presidente Barack Obama para impedir Irán adquiera bomba nuclear.

"Quiero aprovechar esta oportunidad para expresar mi apreciación de los esfuerzos del presidente para impedir a Irán adquirir capacidad nuclear militar", dijo Netanyahu al recibir a Mitchell en Jerusalén para tratar con él sobre el reinicio del proceso de paz con los palestinos.

"La propuesta que el presidente hizo en Ginebra para que Irán retire su uranio enriquecido, o una buena porción del mismo, fuera de Irán es un primer paso positivo en esa dirección y apoyo y aprecio el esfuerzo del presidente para unir a la comunidad internacional para hacer frente al reto de los intentos de Irán de convertirse en una potencia militar nuclear", añadió.

El jefe del Gobierno israelí también se mostró deseoso de tratar sobre un reinicio de las negociaciones de paz con los palestinos "tan pronto como sea posible" tanto con Mitchell como con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Rodhan Clinton, que llegará a Tel Aviv el próximo domingo.

Por su parte, Mitchell señaló que "alcanzar una paz completa en la región" es un objetivo común de las dos administraciones.

El enviado estadounidense se reunirá entre hoy y mañana con líderes israelíes y palestinos para preparar el terreno ante la visita de Clinton, que tratará de convencer a ambas partes de que regresen a la mesa de negociación.

El presidente palestino, Mahmud Abás, ha reiterado en múltiples ocasiones su negativa a reiniciar las conversaciones mientras Israel continúe con la ampliación de sus colonias en la Cisjordania ocupada.

Por su parte, los israelíes rechazan frenar la construcción en las colonias, que consideran debe ser tratada dentro del proceso negociador, y han exigido a los palestinos que reconozcan a Israel como Estado del pueblo judío antes de reiniciar el proceso de paz.

El diálogo entre las dos partes permanece suspendido desde principios de este año, tras la ofensiva militar israelí contra la franja de Gaza, en la que murieron más de 1.200 palestinos, en su mayoría civiles, y trece israelíes.