Público
Público

Primera condena por asociación ilícita a un grupo neonazi en España

Penas de entre un año y medio y dos años y medio para 15 miembros de la organización neonazi Hammerskin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 15 miembros de la organización neonazi Hammerskin a penas de entre un año y medio y dos años y medio por asociación ilícita y tenencia ilícita de armas. La sentencia ha declarado la ilegalidad de la banda por fomentar la violencia.

Se trata de la primera condena por asociación ilícita a un grupo neonazi en España.

Los integrantes de Hammerskin-España también eran miembros reconocidos de grupos violentos como Ultrasur y Brigadas Blanquiazules, y ya habían protagonizado numerosas agresiones.

'Hay que felicitarse por la sentencia. Supone un avance para la lucha contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia', ha subrayado el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra.

Según Ibarra, la Sala condena por asociación ilícita a dos años y seis meses al jefe de los Hammerskin-España, José Eduardo C.H., alias Chape. Al resto, se les pena con un año y seis meses por este mismo tipo penal. A otro de los acusados se le suma un año de prisión por tenencia ilícita de armas.

Los procesados se enfrentaban a penas iniciales que oscilaban entre los tres y los seis años de prisión por asociación ilícita y tenencia ilícita de armas. Tras las modificaciones fiscales, afrontaban una condena de entre 2 y 3 años y seis meses de cárcel.

A los acusados se les detuvo en marzo de 2004 en la denominada Operación Puñal, que se desarrolló en Madrid, Barcelona,Valencia y Guadalajara. Una fotografía intervenida en el domicilio de uno de los acusados en la que aparecían varios miembros del grupo con una bandera que lucía insignias nazis dio origen a las investigaciones.

El proceso penal se basó en los datos obtenidos en las escuchas telefónicas, en los registros de las viviendas y en la información aportada por el periodista con el pseudónimo Antonio Salas, autor del libro Diario de un Skin.

Salas se infiltró en el grupo para dar a conocer en su relato los entresijos de una de las bandas más importantes de neonazis en España. Durante su comparecencia, identificó a varios de los procesados como integrantes de Hammerskin-España.

Desde el año 2000 la asociación había organizado diversos conciertos en la Comunidad de Madrid de grupos neonazis como Reconqista, Batallón de Castigo y Reyerta, que se celebraron coincidiendo con la conmemoración del 20-N y en los que podían escucharse letras que defienden la supremacía de la raza blanca y promueven a la discriminación, el odio y la violencia.

La organización editaba además las revistas 'El Martillo' y 'Extremo', y se financiaba a través de los conciertos de Hatecore (Rock del odio) o RAC (Rock contra el Comunismo), la venta de discos o la grabación de canciones de los grupos musicales afines.

En el momento en el que fueron arrestados, los quince miembros de Hammerskin-España sumaban ya medio centenar de detenciones por su presunta implicación en diversos delitos.

Durante el juicio, los procesados negaron que pertenecieran a Hammerskin-España y que tuvieran ideas de carácter neonazi. El cabecilla de la banda insistió en que se trataba sólo de un 'grupo de amigos'.

Sin embargo, en los registros realizados tras las detenciones, se encontraron en sus domicilios puños americanos, hachas, bates de béisbol, pistolas de aire comprimido y de fogueo, así como diverso material con simbología nazi, banderas con esvásticas, documentación antisemita y películas que enaltecen las figuras de Adolf Hitler y Benito Mussolini.

Aparte de estas pruebas, el Ministerio Fiscal basó su acusación principalmente en las conversaciones telefónicas interceptadas a los acusados, que se reprodujeron durante el juicio para mostrar que los acusados se citaban para acudir a los conciertos de grupos neonazis organizados por ellos.