Público
Público

La primera 'marea blanca' del año se abre paso en Madrid

Miles de personas vuelven a salir a la calle en la primera manifestación después de que la Asamblea aprobara la privatización de la sanidad 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni el frío, ni las vacaciones ni la aprobación de la ley que permitirá la privatización de la sanidad madrileña, han logrado restar fuerza a la marea blanca. En su quinta aparición por las calles de Madrid desde que el pasado 1 de noviembre el Ejecutivo regional presentara el llamado Plan de Sostenibilidad del Sistema Sanitario, miles de personas se han sumado a la protesta convocada por la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem) y la plataforma Pa tu salud bajo el lema 'La Sanidad no se vende, se defiende'.

Entre gritos de '¡que no, que nos privatizan!' y 'para la privada, nada, nada, nada', profesionales y usuarios de la sanidad pública han vuelto a inundar el centro de la capital para protestar contra la Ley de Medidas Fiscales, que dejará en manos privadas la gestión de seis hospitales y 27 centros de salud. Desde la plaza de Neptuno y aguantando el frío y la niebla, los manifestantes han llegado a la Puerta del Sol cortando el Paseo del Prado y la calle Alcalá.

Justo después de que la cabecera dejara atrás la plaza de Cibeles, tres agentes de la Policía han pedido los DNI a tres manifestantes de avanzada edad. Un grupo de personas los han rodeado mientras gritaban 'vergüenza, vergüenza' y 'el hijo del madero, a la universidad para que no sea como su papá'. Este ha sido el único momento de tensión que se ha vivido durante la marcha, que ha transcurrido hasta el final con total normalidad.

A pesar de que a finales de año la Asamblea de Madrid aprobara la ley que permite la privatización sanitaria, los médicos han querido dejar claro que 'aunque el Gobierno haya habilitado una norma gracias a su mayoría absoluta [69 votos del PP con toda la oposición en contra], ni los profesionales ni los usuarios están de acuerdo con ella', ha afirmado Belén Padilla, vocal de Afem.

Esta asociación decidió desconvocar la huelga indefinida de médicos que venía manteniendo de lunes a jueves desde el 26 de noviembre. Aun así, su portavoz, Mónica García, ha señalado que se manifiestan tras el parón madrileño para 'volver a reivindicar la sanidad pública madrileña'. También ha confirmado que mañana se entregará la dimisión que anunciaron más de la mitad de los directores de centros de salud. 'Seguiremos informando a los pacientes de la pérdida de un patrimonio que es nuestro, como es la Sanidad Pública, de la que se van a aprovechar una serie de empresas, que le van a sacar rendimiento económico', ha sentenciado.

Los sindicatos con representación en la Mesa Sectorial (AMYTS, UGT, CSIT-UP, CC.OO, USAE y SATSE) también iniciaron un calendario de huelgas, al conocer las intenciones de la Comunidad de Madrid y convocaron diversos paros parciales los días 26 y 27 de noviembre, así como el 4, 5, 19 y 20 de diciembre. Incluso presentaron propuestas alternativas al citado Plan de Sostenibilidad para reducir 533 millones del presupuesto. La Consejería de Sanidad las calificó de decepcionantes y siguieron adelante con el proyecto porque la decisión estaba tomada.

Aunque ahora el tiempo juega en su contra porque el plan ya está aprobado, los médicos no desfallecen. 'Tenemos el mismo ánimo y seguiremos adelante en esta lucha con el mismo esfuerzo', afirma Miguel Ángel Sánchez, del Centro de Salud Ghandi. 'Es todo más difícil pero mantenemos la ilusión y aún estamos a tiempo de parar todo esto', coincide Ana Olga Rodríguez, del Centro de Salud Isabel II de Parla.

Rodeado de carteles de 'No pagues el euro por receta', 'es criminal recortar la sanidad' o 'con la sanidad del PP al cielo pronto iré', Eugenio Cabeza, con las dos piernas amputadas, empujaba su silla de ruedas al frente de la cabecera de la manifestación. 'Mi pensión no llega a 1.000 euros y ahora tendré que pagar el 10% de mi medicación. Me voy a declarar insumiso del euro por receta porque estos recortes ya no se pueden afrontar', denunciaba. 'Si no le paramos los pies a este Gobierno, al final nos van a quitar hasta la cabeza'.