Público
Público

La primera ministra de Australia convoca elecciones para el próximo 21 de agosto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nueva primera ministra de Australia, Julia Gillard, anunció hoy la convocatoria de elecciones para el próximo 21 de agosto, apenas un mes después de que Kevin Rudd fuera apartado del poder por el partido gobernante que lideró.

Gillard, la primera mujer que consigue acceder a la jefatura del Gobierno, efectúo el llamamiento a las urnas cuando los sondeos de opinión revelan que el Partido Laborista que ahora ella encabeza, ha mejorado la imagen tras las polémicas iniciativas impulsadas por su predecesor.

La primera ministra hizo el anuncio una hora después de reunirse en la sede del Gobierno con la representante de la reina Isabel, la gobernadora general Quentin Bryce.

La convocatoria de los comicios supone el arranque de la campaña electoral, que se centrará en la pugna que mantendrán las filas laboristas de Gillard y las del líder conservador Tony Abbott.

Hasta ahora, la formación de los laboristas disponía de 83 escaños de los 150 que integran el Parlamento, en el que el Partido Liberal está representado por 63 diputados.

Otros cuatro escaños estaban ocupados por miembros de formaciones independientes.

Gillard pidió a la gobernadora general que proceda a la disolución oficial del Parlamento, y después en conferencia de prensa resaltó que las elecciones son necesarias para reconducir al país.

"Australia necesita muchos cambios, este no es un momento para ir hacia atrás es un momento para innovar, aprender, movernos hacia el futuro, la opción está muy clara", dijo Gillard.

Un gobierno laborista, añadió Gillard, invertirá en energía solar y en renovables para combatir el cambio climático, mantendrá un presupuesto de superávit y no realizará una campaña electoral centrada en el gasto

También apuntó que de ganar las elecciones su partido, reforzará la seguridad en las fronteras para luchar contra el trafico ilegal de inmigrantes y mejorará los sistemas educativo y de sanidad.

Gillard, que fue la viceprimera ministra del gobierno de Rudd, se convirtió en la primera mujer en asumir la jefatura del Gobierno de Australia, el pasado 24 de junio, tras retar al entonces líder, a celebrar una votación interna en el Partido Laborista para que designase su candidato predilecto para las elecciones.

Rudd renunció al cargo al asumir que perdería la votación después de que su popularidad cayera en picado al retirar su propuesta de ley sobre el comercio de emisiones de gases, espina dorsal de la política oficial medioambiental que le llevó a ganar las elecciones de 2007.

La imagen del gobierno de Rudd también se vio afectada por la campaña publicitaria llevada a cabo por la poderosa industria minera contra su decisión de aumentar hasta el 40 por ciento el impuesto sobre el dividendo que genera el sector.

A principios de este mes Gillard evitó un desplante y logró un acuerdo fiscal con las mineras para imponerles un impuesto del 30 por ciento, en lugar del 40 por ciento propuesto anteriormente por Rudd.

En las últimas encuestas de opinión de la empresa Nielsen, la semana pasada, el Partido Laborista contaba con el 52 por ciento del apoyo mientras que la Coalición Liberal tenía el 48 por ciento, y Julia Gillard recibía el 54 por ciento del apoyo mientras que su rival, Tony Abbot contaba con el 43 por ciento.