Público
Público

La primera tienda libre de empaquetados abrirá en EEUU

Los clientes de In.gredients tendrán que traer sus propios frascos, tarros, cajas, latas y botellas para rellenarlos de alimentos, sin necesidad de utilizar empaquetados de un solo uso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En los últimos años, son muchas las tiendas de alimentos que se han especializado en la venta de productos cien por cien naturales y orgánicos, una práctica que suele ir acompañada de la reducción de embalajes o la utilización de embalajes reciclables.

En esta línea, en la ciudad de Austin, en Texas, EEUU, se abrirá en otoño In.gredients, la primera tienda que prescinde por completo de embalajes, empaquetados y bolsas para la venta de sus productos.

La idea es tan simple que resulta sorprendente que todavía no se hubiera puesto en práctica. Al igual que la mayoría de tiendas y supermercados ya cobran por el uso de bolsas de plástico obligando a los clientes a pagar o a traer sus propias bolsas de casa, y son muchos los comercios que las han sustituido por bolsas reciclables, la política de In.gredients es eliminar el empaquetado de los alimentos, para productos de todo tipo, desde las especias o las pastas hasta los huevos o los lácteos, pasando por las galletas o el arroz, incluso aceites y vinagres.

Los clientes de esta tienda, que aspira a convertirse en una cadena de locales por todo el país, tendrán que acudir con sus propios recipientes desde casa. Una vez en el local, sus frascos, tarros o cajas, de cualquier material, serán pesados individualmente, para después volver a pesarlos llenos del producto que sea. El dependiente restará entonces la cifra del peso del recipiente para calcular el peso del contenido y su valor monetario.

Si el cliente requiere de un recipiente especial para algún producto concreto, la tienda se lo podrá facilitar a un precio económico. Los recipientes de la tienda están fabricados en materiales biodegradables.

Según los fundadores de la tienda, solo en EEUU se desechan diariamente cerca de 300 millones de kilos de envases de alimentos. Además, la mayoría de ciudadanos reconocen que siempre compran más alimentos que los que necesitan, debido a los empaquetados. Cerca del 30% de la comida que llena las neveras en los hogares de EEUU acaba en la basura, al no ser consumida a tiempo, aseguran.