Público
Público

Las primeras damas del G8 visitan las zonas devastadas por el terremoto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las esposas de los jefes de Estado y de Gobierno que asisten a la cumbre del G8 visitaron hoy el centro histórico de L'Aquila, una de las zonas de la capital de Los Abruzos más devastadas por el terremoto del pasado 6 de abril, deteniéndose ante los monumentos y palacios dañados por el seísmo.

Acompañadas por las ministras italianas de Educación y de Igualdad de Oportunidades, María Stella Gelmini y Mara Carfagna, como representantes del Gobierno italiano, anfitrión de la cumbre, las primeras damas escucharon las explicaciones sobre cómo fue el terremoto, los daños causados, así como la historia de los monumentos, palacios y calles destruidas.

A todas se las vio muy interesadas y algunas no dudaron en tomar fotografías de edificios como el Duomo (la catedral) o el Palazzo del Governo (la Prefectura), cuya fachada rota, con las columnas que parece van a desplomarse, causó gran impresión ayer al presidente de EEUU, Barack Obama.

Hoy, la esposa de Obama, Michelle, que vestía un conjunto amarillo-verde ácido y se cubría con un jersey blanco y llevaba el pelo recogido, también se interesó por ese edificio, a la vez que leía con atención los paneles instalados en las calles, en los que, entre otras cosas, se describen las obras que se realizarán.

La visita se efectuó en una mañana soleada y calurosa y participaron doce primeras damas, entre ellas, además de Michelle Obama, las esposas de los presidentes de México (Margarita Zavala) y Sudáfrica (Nompumelelo Ntuli Zuma), y de los primeros ministros del Reino Unido (Sarah McCaulay), Japón (Chikako Aso) y Suecia (Filippa Reinfeldt).

A la cita faltó la esposa del presidente francés, Nicolás Sarkozy, la italiana Carla Bruni, que llegará esta tarde a L'Aquila y visitará sola la zona del terremoto.

Carla Bruni tiene previsto anunciar los proyectos de restauración de monumentos de la zona que serán financiados por Francia, según aseguraron hoy los medios italianos.

Mientras las primeras damas visitaban los lugares más afectados por el terremoto, una docena de mujeres de L'Aquila que viven en las "tendopolis" (tiendas de campañas levantadas para alojar a los damnificados por el seísmo en el que murieron casi 300 personas) se manifestaron ante la sede del gobierno regional para denunciar la situación en la que viven.

Con pancartas en las que se leía: "The last lady" (las últimas mujeres), las féminas denunciaron que ya han pasado varios meses del temblor y no ven perspectivas de futuro y de abandonar las tendopolis y regresar a sus hogares.