Público
Público

Primeras dudas en Francia sobre el triunfo de Contador

El diario 'Liberation' dice que el español se inyectó EPO y CERA. El grueso de la prensa francesa se rinde al español

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El grueso de la prensa francesa rindió este lunes homenaje a la victoria de Alberto Contador en el Tour, pese a las dificultades que tuvo que superar por las rivalidades dentro de su propio equipo, mientras Libération siguió insistiendo en sembrar dudas sobre sus resultados, que asocia a dopaje.

'El Conquistador' -en español- es el título que ocupa la portada de L'Equipe, junto a la fotografía de Contador saludando ayer desde el podio en los Campos Elíseos de París, y del que dice que con su victoria demuestra que es el jefe de las grandes carreras por etapas.

En páginas interiores, el diario deportivo describe en otro titular al ciclista español 'Fuerte como la vida', y recuerda que tras haber 'estado cerca de la muerte en 2004, Alberto Contador se ha forjado una moral a toda prueba para triunfar una segunda ve en el Tour de Francia'.

También pone el acento en que el triunfo el corredor de Pinto lo ha conseguido 'frente a todos y contra todos', ya que 'asumió su rango de favorito en el contexto insólito que le impuso Lance Armstrong'.

A ese respecto, da cuenta de 'la rivalidad entre Contador y el clan Armstrong', que se ha traducido en 'traiciones, intimidacones, humillaciones, complots'.

En todo caso, uno de los especialistas de ciclismo de L'Equipe considera que 'Armstrong se ha reconciliado con el Tour' y que 'el estadounidense ha invertido a la opinión pública' cuando antes recibía las invectivas del público.

Libération se desmarca de los otros grandes periódicos del país al reiterar sus dudas sobre la limpieza de este Tour en general y de Contador en particular, sobre la base de los cálculos de esfuerzo del ex director del Festina Antoine Vayer.

'Contador, queroseno en las venas', es la crónica que ocupa la página 3 del diario de izquierdas, en la que sostiene que la CERA, EPO de tercera generación, 'entre muchos otros productos y métodos dopantes indetectables como la transfusión de su propia sangre', explica bastante bien el tirón del resultado.

'Se esperaba que las medidas tomadas por las autoridades del ciclismo atajarían la plaga', escribe Libération, que añade que 'pese a la ley del silencio que reina en el Tour, las medidas anormales logradas por el pelotón revelan fallos en el sistema de lucha contra el dopaje'.

La respuesta viene en parte en las páginas de Le Figaro, que en portada publica la imagen del ciclista español con la copa del Tour, mientras Armstrong lo mira de reojo, con el título 'Tour de Francia: la segunda consagración de Contador'.

Entrevistado por Le Figaro, el doble campeón del Tour Laurent Fignon -que está tratándose de un cáncer y ha explicado en un libro las prácticas de dopaje a las que recurría cuando corría- desautoriza las sospechas que se están lanzando contra Contador y recuerda que Vayer estuvo implicado en el escándalo de dopaje de su equipo, el Festina.

Además, Fignon le critica también por servirse para beneficio propio de sus cálculos del ritmo de pedaleo de los ciclistas hechos delante de la televisión.

El popular Le Parisien pone el acento en que 'Después de la consagración de Contador, el Tour de 2010 ya promete', al tiempo que reproduce una entrevista al director de la ronda francesa, Christian Prudhomme, que dice estar convencido de que el podio de ayer quedará para la historia: 'la nueva generación con un veterano que se agarra'.