Público
Público

Los primeros tres presos cubanos que no son del grupo de 52 llegarán mañana a Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los presos políticos cubanos Ciro Pérez Santana, Arturo Suárez Ramos y Rolando Jiménez Posada llegarán mañana a España, los tres primeros excarcelados que no pertenecen al grupo de los 52 que el régimen castrista se comprometió a sacar de prisión el pasado mes de julio.

Con estos tres disidentes, son ya 42 los excarcelados que han sido acogidos en España en los últimos tres meses en virtud del acuerdo entre las autoridades de La Habana, la Iglesia cubana y el Gobierno español.

Pérez, Suárez y Jiménez llegarán acompañados de un total de catorce familiares, han informado a Efe fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Arturo Suárez ha cumplido en prisión 23 de los 30 años a los que fue condenado por intentar salir de forma ilegal de la isla.

Está considerado el segundo preso que más tiempo lleva en la cárcel en Cuba por motivos políticos, por detrás de Adrián Álvarez Arencibia, que acumula 25 años.

Ciro Pérez ingresó en prisión en 1994, también por intento de salir del país, piratería y tenencia ilegal de armas.

Rolando Jiménez, considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional, fue condenado en 2003 bajo los cargos de desacato y revelación de secretos del Estado.

Ninguno de los tres son del "Grupo de 75" encarcelados en 2003 durante la llamada "Primavera Negra".

De ellos, 52 seguían en la cárcel hasta el pasado mes de julio, cuando el régimen castrista se comprometió a liberarlos.

Por el momento, 39 han viajado a España, mientras los otros trece rechazan el destierro y permanecen en prisión, sin que se sepa con certeza qué pasará con ellos antes de que concluya el plazo de cuatro meses fijado para que todo el grupo fuese excarcelado.

La llegada mañana a Madrid de tres disidentes parece confirmar la intención del Gobierno de La Habana de ampliar las liberaciones, en vísperas de que los ministros de Exteriores de la UE decidan el próximo lunes día 25 en Luxemburgo si suprimen la posición común, como defiende España.