Público
Público

El príncipe Carlos está dispuesto a expresar su opinión cuando sea rey

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El príncipe Carlos, conocido por su tendencia a opinar sobre asuntos polémicos, está dispuesto a seguir en esa línea cuando herede el trono del Reino Unido de su madre, la reina Isabel II, según afirma hoy en "The Sunday Times" su amigo y biógrafo, Jonathan Dimbleby.

En un extenso artículo, el conocido periodista revela que, aunque no es aún un tema de debate formal o público, hay personas dentro del círculo real que se plantean una redefinición del papel del monarca para el siglo XXI.

Esta redefinición, que, de llevarse a cabo, significaría un cambio constitucional, permitiría al futuro rey Carlos III "hablar sobre asuntos de importancia nacional e internacional de una manera que en este momento es impensable", escribe Dimbleby.

Explica que estas consideraciones sobre la figura del príncipe -que, a sus 60 años, va en camino de convertirse en la persona más vieja en heredar el trono británico-, son meras murmuraciones entre Clarence House, la residencia de Carlos, y Buckingham Palace, la de la Reina, que también han llegado a los pasillos del Parlamento.

Aunque Carlos no se ha pronunciado claramente sobre el asunto, sí ha revelado a sus íntimos que le gustaría que su rol "evolucionara", para que, una vez que herede el trono, puede aplicar su experiencia y conocimientos y su habilidad para unir a las personas en pro del interés nacional, según el periodista.

La introducción de posibles cambios constitucionales, que requeriría la aprobación del Gobierno y los partidos, sería para incrementar las funciones del monarca más allá de las actuales, que se ciñen a la representación ceremonial y una reunión semanal con el primer ministro.

Dimbleby señala que, bajo los términos de la constitución no escrita británica, el soberano tiene "derecho a ser informado, a animar y a advertir", pero ello se circunscribe a la reunión con el jefe del Gobierno.

"Romper esta convención -aunque sea de forma cauta-, representaría un cambio sísmico en el papel del soberano", afirma el autor.