Público
Público

El Príncipe traslada el apoyo de España a México antes de viajar a Morelia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, trasladó hoy el apoyo de España a México porque "son muchos los intereses que compartimos" y las "visiones sobre el futuro global" con sus riesgos y oportunidades, poco antes de viajar a Morelia donde hace dos semanas murieron ocho personas en un atentado.

El Heredero de la Corona española se expresó así en la ceremonia de bienvenida con honores celebrada en la residencia oficial de Los Pinos y ofrecida por el presidente de México, Felipe Calderón, minutos antes de emprender el viaje a Morelia, tierra natal del mandatario y que se encuentra a 300 kilómetros al oeste del Distrito Federal.

La visita de los Príncipes a la capital de Michoacán se produce dos semanas después de que por primera vez desde la llegada de Calderón al poder se cometiera un atentado terrorista de bandas organizadas y de que tres miembros de una de ellas, los "zetas", hayan sido detenidos y confesado la autoría del crimen, ocurrido el pasado día 15 cuando se celebraba el 198 aniversario de la Independencia de México.

Según fuentes diplomáticas, con esta visita el Gobierno mexicano quiere demostrar que se ha restablecido el orden, aunque las amenazas han continuado sobre todo porque mañana, martes, se celebrará el aniversario de la muerte de José María Morelos, uno de los caudillos de la independencia mexicana, acto en el que estará también Felipe Calderón.

La batalla contra el crimen organizado emprendida por Calderón y la lucha por desmantelar las rutas de la droga han llevado a las bandas de narcotraficantes a una guerra sin cuartel que ha provocado cientos de muertes entre miembros de organizaciones rivales, pero que prácticamente y hasta ahora no había afectado a civiles.

En el recibimiento a las Príncipes, Calderón subrayó el aprecio que México siente por ellos y reconoce su trabajo para estrechar los vínculos entre las dos naciones, unidas en la construcción de un mundo libre, sin terrorismo, ni crimen organizado.

El mandatario mexicano y el Príncipe coincidieron en señalar los lazos comunes tanto del pasado como del presente y apostaron por el futuro.

Calderón recordó el gran intercambio económico entre los dos países que ha crecido en un 170 por ciento al pasar de 1.900 millones de dólares en 2000 a 8.000 millones en 2008 y apuntó que la inversión española en su país supone un veinte por ciento del total.

La ceremonia de bienvenida se celebró en la explanada del monumento a Don Francisco Madero de la residencia de Los Pinos. Después de escucharse los himnos de los dos países y de los discursos, el Príncipe y Calderón pasaron revista a una compañía nde la Guardia de Honor.

El acto contó con la presencia de los niños de la histórica Escuela República Española que agitaron banderas de España y México en honor de Don Felipe y Doña Letizia.