Público
Público

Los Príncipes de Asturias premian a Sobrescobio como "anticipo de una modernidad más profunda"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Príncipes de Asturias han entregado hoy el Premio Pueblo Ejemplar al concejo de Sobrescobio, por haber conservado el patrimonio natural, "como un anticipo de una modernidad más profunda" frente a la devastadora industrialización, como ha dicho Don Felipe,

Don Felipe y Doña Letizia han llegado este mediodía a Rioseco, la capital del concejo que agrupa a siete poblaciones, y durante dos horas han conocido la vida de sus habitantes en el valle del Nalón, una de las regiones más bellas de Asturias.

En la plaza principal del pueblo, los Príncipes, acompañados por el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, y el alcalde, Marcelino Martínez, han descubierto una placa conmemorativa y ha tenido lugar el acto institucional.

Don Felipe ha asegurado que estos asturianos son "el testimonio fiel de que no es necesario volver a atrás, a un modo de vida menos avanzado", sino que "es posible conjugar la aspiración de una vida más prospera con el respeto a la vida", porque han entendido claramente que sin el cuidado del patrimonio natural no es posible" prosperar".

El Heredero de la Corona les ha felicitado por lograr el galardón "tras años de unión y de tenaz trabajo, por emprender proyectos sociales y culturales admirables y por conservar sabiamente la maravillosamente la reserva de vida".

Y es que si por algo destaca este concejo es por la conservación del medio ambiente - su parque natural de Redes fue declarado por la UNESCO en 2001 Reserva de la Biosfera- por el aprovechamiento del agua, por su ganadería y su asociacionismo.

Asociacionismo que le viene desde que en el siglo XVI los vecinos compraron estas tierras a la Orden de Santiago por 810.000 maravedíes, lo que puso de manifiesto por primera vez la solidaridad vecinal, tal como recordó el alcalde.

Este concejo de casi 900 habitantes, ejemplo de como conservar el medio ambiente, ha recibido el premio precisamente cuando se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente.

Los Príncipes, que han saludado a los cientos de vecinos apostados en las calles de Rioseco sin escatimar muestras de afecto, han podido ver como conservan más de cien edificios tradicionales, como los hórreos, han visitado la Casa del Agua y se han acercado hasta la cercana La Polina, antigua capital del concejo, para conocer el observatorio de aves.

Desde los embalses de Tena y Rioseco se abastece de agua a un 80 por ciento de la población asturiana, mediante un avanzado sistema de aprovechamiento de este recurso vital, que permite, además, producir energía y recuperar este líquido.

En el embalse de Rioseco, situado en la desembocadura del río Alba, está el observatorio de aves de las que hay unos mil ejemplares de veinte especies diferentes, como el ánade real, el pato cuchara o la certeta carretona.

Aunque hoy los Príncipes sólo pudieron avistar uno cuantos patos, en su visita a la Polina, en cambio pudieron compartir un "amagüestu" (degustación de castañas asadas y sidra dulce) con sus dos habitantes habituales a los que esta mañana se han sumado los que tienen casas en la localidad a las que van los fines de semana y en vacaciones.

En su recorrido por las calles de Rioseco, la cestera Ángeles González, de 79 años, les enseñó como trabaja el mimbre y les obsequió con un sonajero y tres cestillos, llenos de avellanas, nueces y castañas, dos de ellas para las Infantas Leonor y Sofía, para que les den salud y suerte.

Durante su visita han tenido tiempo también para saludar a la Corporación Municipal, a los representantes de las principales asociaciones y firmar en el Libro de Honor del Ayuntamiento.