Publicado: 25.11.2013 22:23 |Actualizado: 25.11.2013 22:23

Principio de acuerdo entre España y Argentina sobre la nacionalización de YPF

Está subordinado a la valoración que haga este miércoles el Consejo de Administración de Repsol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los gobiernos de España y Argentina alcanzaron este lunes en Buenos Aires un principio de acuerdo sobre la nacionalización de las acciones de la petrolera española Repsol en la argentina YPF que tuvo lugar en abril de 2012. Fuentes de la multinacional señalaron sin embargo que está subordinado a la valoración que haga el Consejo de Administración de la petrolera, "que deberá pronunciarse sobre sus términos y condiciones" para acordar "lo que estime conveniente en exclusivo interés de la compañía y de sus accionistas en su reunión del próximo miércoles 27 de noviembre".

El principio de acuerdo se encuentra sujeto a ratificación por parte del consejo de administración de Repsol e "implicará fijar el monto de la compensación y su pago con activos líquidos". Ni el Gobierno argentino ni Repsol ofrecen detalles acerca de la compensación a la compañía española, pero según todas las informaciones será de 5.500 millones de dólares (4.057 millones de euros) en bonos de deuda argentinos a medio plazo. Esta cantidad es la mitad de lo que solicitaba Antonio Brufau, presidente de Repsol. El acuerdo podría también incluir algún tipo de reordenación del negocio de exploración en Vaca Muerta, donde se podría dar entrada a Pemex.

La compañía española abordará la cuestión en la reunión de su órgano rector de este miércoles. Además, como parte del arreglo, las partes desistirán de las distintas acciones legales emprendidas, lo que incluye en el caso de Repsol renunciar al arbitraje internacional abierto ante el Ciadi, así como a los frentes jurídicos en Estados Unidos, España y Argentina.

Las partes, indica un comunicado difundido por el Ministerio argentino de Economía, coinciden en que el principio de acuerdo alcanzado contribuye a "normalizar y fortalecer los históricos vínculos entre los tres países y sus empresas".

La compensación a Repsol será, según apuntan varias informaciones, de 5.500 millones de dólares (4.057 millones de euros) en bonos de deuda argentinos

El acuerdo se cerró en una reunión mantenida en Buenos Aires por el ministro español de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, con el recién nombrado jefe de Gabinete del Gobierno argentino, Jorge Capitanich. Al encuentro asistieron también el nuevo ministro de Economía argentino Axel Kicillof —considerado el ideólogo de la expropiación—; el secretario general y técnico, Carlos Zannini, y el presidente de YPF, Miguel Galuccio.

La delegación española, encabezada por Soria, contó también con el presidente de Caixabank, Isidro Fainé, en calidad de primer accionista de Repsol (12,02% del capital), y con tres directivos de la petrolera, aunque no su presidente, Antonio Brufau, al que el Gobierno argentino declaró persona non grata. De hecho, según apuntan varias informaciones, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, vetó la presencia de Brufau en el encuentro entre las autoridades argentinas y las españolas. 

Por parte de Repsol, viajaron a Argentina el director general de Exploración y Producción, Luis Cabra; el director general de Operaciones, Nemesio Fernández Cuesta, y el vicesecretario general y coordinador de actuaciones YPF, Miguel Klingenberg. También asistió al encuentro el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) —segundo accionista de Repsol, con una participación del 9,34%—, Emilio Lozoya, quien protagonizó esta semana duros ataques contra la dirección de la petrolera.

Precisamente, Lozoya calificó como un "hito histórico" el principio de acuerdo alcanzado en Buenos Aires. "Hoy en día se da un hito importante en el cual se acuerda un acuerdo mínimo, una ruta para que se pague con activos líquidos el 51% de las acciones que se expropiaron en Argentina", afirmó Lozoya a la emisora local Radio Fórmula.

Tras este anuncio, Repsol emitió una nota en la que confirma el principio de acuerdo y la necesidad de que su consejo de administración se pronuncie acerca de sus "términos y condiciones". "El consejo de administración analizará y acordará lo que estime conveniente en exclusivo interés de la compañía y de sus accionistas", añaden.

YPF fue privatizada en 1992 por el Gobierno de Menem durante la aplicación de fuerte programa de ajuste neoliberal. Diez años después, Cristina Fernández de Kirchner, en su línea de recuperación de soberanía nacional, lo que implica también a sus recursos, decidió volver a nacionalizarla, haciéndose con el 51% de las acciones en manos de Repsol. Este encuentro, la primera cita formal entre las partes que ha trascendido, se produce después de una semana en la que se ha disparado la tensión entre la dirección de Repsol y Pemex, que en ocasiones ha manifestado su interés por trabajar con YPF.

La pasada semana, el director general de Pemex cargó contra la retribución de la dirección de Repsol, frente a los pagos que reciben los accionistas y entre rumores de un posible acuerdo con el magnate Carlos Slim para hacerse con el control de la petrolera española.

A esto hay que añadir que en junio Pemex intentó mediar entre Repsol e YPF al llevar al consejo de administración de la petrolera una propuesta de acuerdo, que finalmente fue rechazada por unanimidad al considerarse "insatisfactoria" y "basada en activos sobrevalorados". Aquella propuesta contemplaba la creación de una sociedad conjunta entre Repsol, YPF y Pemex para explotar el 6,4% del yacimiento de Vaca Muerta (Argentina) e implicaba la retirada de todos los litigios judiciales abiertos por la empresa española.