Publicado: 12.02.2014 10:27 |Actualizado: 12.02.2014 10:27

"Principio de acuerdo" entre Sacyr y Panamá para terminar la obra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio desarrollador de la ampliación de la vía, Grupos Unidos por el Canal (GUPC), han logrado en las últimas horas "un principio de acuerdo en varios temas" a fin de reanudar las obras, paralizadas por el contratista hace 8 días por falta de fondos. El administrador de la ACP, Jorge Quijano, dijo hoy que "aún quedan temas por resolver" y que las partes están "trabajando en esa dirección".

Quijano no reveló cuales son los puntos del acuerdo con el GUPC, encabezado por la española Sacyr y la italiana Impregilo, pero sí señaló que el principal asunto por resolver es la participación de la aseguradora Zurich American, garante del proyecto de construcción de tercer juego de esclusas. Además de Sacyr e Impregilo, el consorcio lo integran la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana (CUSA).

La aseguradora "todavía no se ha manifestado de manera contundente, sabemos que tiene la mejor voluntad de hacerlo y esperamos (que la participación concreta de Zurich) se dé en los próximos días", dijo el administrador, que se reunió a primera hora con la directiva de la Cámara de Comercio de Panamá. Zurich tiene depositadas garantías de 400 millones de dólares en el proyecto de construcción del tercer juego de esclusas del Canal, un importe que según fuentes podría convertirse en préstamos al consorcio, también integrado por la italiana Salini Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA.

"Esto se tiene que terminar a más tardar en una semana", agregó el administrador del canal al ser preguntado sobre por cuánto tiempo más está dispuesta la ACP a continuar negociando con el consorcio mientras siguen paradas las obras. Aclaró que, pese a los avances en las negociaciones, la ACP no ha abandonado la "otra alternativa", que es que el organismo asuma la obra y la culmine en caso de no lograrse un acuerdo con el GUPC. Sin embargo, reiteró que la salida del consorcio supondría "atrasos adicionales mayores" a que si se queda en el proyecto. "Próximamente tiene que haber una solución u otra" y la ACP quiere asegurarse de que tomará la que conlleve la finalización de la obra lo más pronto posible, apuntó Quijano.

El máximo directivo de la vía interoceánica indicó que hacía poco había sostenido "una hora y veinte minutos" de conversación telefónica con los más altos responsables de Sacyr, Impregilo y Jan de Nul.

La Autoridad del Canal indicó hoy que las negociaciones se centran ahora en asuntos como la reanudación de la obra, que registra un avance de más del 65 % pero fue paralizada el pasado 5 de febrero por el consorcio.

También en puntos como la "fecha de entrega de todas las compuertas" de las nuevas esclusas; la "formulación del cronograma de ejecución (de la obra) actualizado; los "aportes financieros de todas las partes" y la "extensión de la moratoria de repago" de unos adelantos dados por la ACP al consorcio que suman 784 millones de dólares.

"Seguimos abiertos a todas las opciones contempladas en el contrato, dando cada paso con mesura y mucha tranquilidad. Los fundamentos de la posición de la ACP se mantienen iguales. Tan pronto lleguemos a una u otra decisión, lo informaremos de inmediato", indicó Quijano, según el comunicado.

El GUPC se adjudicó en 2009 el proyecto de la construcción del tercer juego de esclusas con una oferta de 3.118 millones de dólares, y la ACP ha dicho que ha pagado 2.831 millones de dólares, 784 en anticipos reembolsables, además de al menos 160 millones en costos extra.

El pasado 4 de febrero venció el plazo que se habían propuesto las partes para llegar a un acuerdo que impidiera la suspensión de la construcción del tercer juego de esclusas, después de que no pudieron acordar un plan financiero para reflotar el proyecto.

Un día después, la ACP anunció que había entrado en una fase de análisis para decidir los pasos a seguir, que pueden incluir rescindir el contrato al GUPC, porque tiene la capacidad financiera y técnica para asumir las obras y concluirlas en 2015, como está previsto.

La ACP informó el sábado pasado de que propuso al consorcio un plan que "establece fechas específicas" para "la terminación de los trabajos" y "extendería el plazo de repago de los avances, en la medida que el GUPC cumpla con las fechas de entrega exigidas", añadió.

"Componente fundamental de la propuesta es el cumplimiento de varios hitos que el contratista debe alcanzar durante lo que resta del contrato", indicó la ACP el sábado en un comunicado.

El viernes pasado, el GUPC anunció en Madrid que había entregado al Canal de Panamá una nueva propuesta para llegar a un acuerdo de cofinanciación que recogía las "inquietudes" de la ACP al mismo tiempo que proporcionaba los fondos necesarios para terminar la obra del tercer juego de esclusas.

La crisis en la construcción del tercer juego de esclusas de la vía acuática deriva de que el consorcio alega que se quedó sin flujo de caja por sobrecostes de la obra que cifra en más de 1.600 millones de dólares pero que la ACP no acepta por "desproporcionados y no sustentados".

El acercamiento entre Panamá y el consorcio ha provocado un salto de la cotización de Sacyr en Bolsa. La constructora ha subido un 4,70% en la jornada y han recuperado la cota de los 4 euros por acción sobre la que no cerraban desde noviembre de 2013, de forma que mañana retomarán la negociación en 4,030 euros por título. Sacyr llegó a despuntar hasta un 8% en Bolsa a primera hora de la tarde, minutos después de que el administrador del Canal, Jorge Quijano, avanzara el referido acercamiento "en varios de los temas que están en la mesa de negociación". En concreto, durante la negociación, las acciones de la constructora oscilaron entre un mínimo y un máximo de 3,865 y 4,158 euros por acción.

Un portavoz de Sacyr no quiso hacer comentarios sobre las declaraciones de las autoridades del Canal, mientras una fuente familiarizada con la situación dijo que aún no se había firmado ningún acuerdo, pero que podría alcanzarse pronto. Una segunda fuente con conocimiento de las negociaciones que también pidió el anonimato dijo que un eventual acuerdo probablemente se centraría en que ambas partes cofinanciasen los costes e implicaría nueva financiación bancaria.