Público
Público

Prisión provisional para el preso fugado de Castellón, que se negó a declarar ante el juez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El preso fugado de la cárcel de Castellón el pasado 12 de julio y detenido en Lorca (Murcia) el lunes 17 de agosto ha sido enviado hoy a prisión provisional, incondicional y comunicada, pero sin posibilidad de fianza, por orden del titular del juzgado de Primera Instancia número 4 de esta última ciudad.

Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la región de Murcia, A.I.O.L., de 26 años y natural de Marruecos, aunque con residencia en Murcia, se ha acogido a su derecho constitucional de no declarar como imputado.

Tras ello, ha sido acusado por el juez de los delitos de hurto, contra la seguridad del tráfico, atentado contra agentes de la autoridad y tenencia ilícita de armas.

Estos dos últimos han sido los que han motivado al juez de Lorca a acordar las medidas cautelares citadas, que cumplirá en la prisión de la pedanía murciana de Sangonera la Verde.

Entre fuertes medidas de seguridad, la Guardia Civil lo ha trasladado a esa cárcel directamente, sin pasar por el depósito carcelario de la ciudad donde ha sido llevado para prestar declaración, "debido a sus antecedentes de intento de fuga", han añadido las mismas fuentes.

Por otra parte, el juez de Lorca se ha inhibido a favor del juzgado de Primera Instancia número dos de Huércal-Overa (Almería), por un delito de robo con violencia e intimidación en esa localidad para el que el imputado usó un coche robado, y ha derivado la causa de su fuga de la cárcel de Castellón al de Primera Instancia número cinco de esa ciudad, por el delito de quebrantamiento de condena.

El pasado 12 de julio, el ahora detenido y otro recluso se subieron al techo de la cárcel castellonense y saltaron a la calle, donde huyeron a toda prisa mientras sonaba la alarma y sin que los funcionarios de la prisión pudiesen hacer nada por retenerles.

A.I.O.L. cumplía prisión preventiva en esa cárcel desde 2008, después de ser enviado a ella desde la de Murcia, donde había ingresado en 2005.

En el momento de su detención le fueron intervenidas una pistola Astra calibre 9 milímetros, una escopeta recortada y modificada del calibre 12 y munición para ambas armas, así como diversas herramientas, como patas de cabra, mazas, guantes y pasamontañas utilizados para cometer robos, junto a 2.000 euros en efectivo.

Su alta especialización y las medidas de seguridad que adoptaba en sus desplazamientos complicó la labor de búsqueda y detención, aunque el dispositivo de la Guardia Civil permitió finalmente su arresto en Lorca, donde se desplazó desde la provincia de Almería en un coche robado y con matrícula falsa.